Cuál es la inesperada y única coincidencia política entre Alberto Fernández y Mauricio Macri

Alberto Fernández y Mauricio Macri cuentan historias deliciosas sobre su relación política con Barack Obama. Y aunque ambos están en las antípodas ideológicas, y se enfrentan todos los días por el poder, coinciden en afirmar que el expresidente de los Estados Unidos es un líder global que dejará una marca indeleble en la historia del siglo XXI.Ya afuera del gobierno peronista en 2008, el actual presidente aprovechó sus contactos en Washington para lograr un acercamiento entre Cristina Fernández de Kirchner y Obama, que miraba con desdén al gobierno peronista que había expulsado a George Bush de la Cumbre de Mar del Plata.Alberto Fernández conoce a un asesor de Obama que trabajó a su lado en la agenda de seguridad para América Latina. Se llama Dan Restrepo, siempre confió en el actual presidente y jamás intentó mantener un contacto fluido con la actual vicepresidente. Restrepo escuchó en DC a Alberto Fernández e hizo lo necesario para que Cristina Fernández de Kirchner, en ese momento a cargo de la Casa Rosada, pudiera hablar con Obama.“Fue un monólogo de ella. Barack apoyaba el tubo -aún no existía el WhatsApp- en su oreja y escuchaba y escuchaba. Apenas habló”, comentó Restrepo a sus amigos del Ala Oeste de la Casa Blanca.Resultado: entre CFK y Obama nunca hubo un tête à tête, pese a que sus mandatos fueron casi paralelos.Se encontraron sí en el G20 de Cannes, y la historia se repitió en persona. La Presidente hablaba muy largo en las deliberaciones, y los restantes jefes de Estado no entendían por qué hacía un discurso de barricada cuando lo que se estaba tratando era cómo estabilizar los mercados globales tras la crisis de las hipotecas en Wall Street.Ángela Merkel participó de ese G20 en Francia. Y durante la cena que compartió con Alberto Fernández en Berlín, hace ya un año, le recordó la llamativa circunstancia discursiva. “Me acuerdo que la señora Kirchner hablaba mucho”, le dijo al comienzo del cónclave en la sede del gobierno alemán.Alberto Fernández y el resto de la comitiva no pudieron esconder sus sonrisas.Cristina Fernández y Barack Obama durante una reunión multilateral de jefes de EstadoMauricio Macri hizo mucho lobby en Washington para consolidar su candidatura presidencial en 2015, y contó con el apoyo de la familia Clinton -Bill y Hillary- y Obama. El Presidente de los Estados Unidos se mostró feliz con la llegada de Macri a la Casa Rosada y desde allí se inició una relación política que se profundizó con los años. El Presidente de Cambiemos y Obama tenían una sintonía perfecta en la agenda internacional y en los programas económicos, y ese alineamiento se observó cuando el líder demócrata visitó a la Argentina. Había feeling entre ambos mandatarios y la relación no terminó con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.“Es inteligente, está informado, piensa diferente. Es un distinto”, comentó Macri a su entorno después de conocer a Obama en DC.Barack Obama le envió su último libro a Macri con una dedicatoria personal, que Juliana Awada reveló en su cuenta oficial de InstagramMauricio Macri lee cuando puede. Y en un tuit reveló: “Estoy leyendo A Promised Land (Una Tierra Prometida), el primer volumen de las memorias personales y presidenciales de Barack Obama. Un libro apasionante e imperdible. Se los recomiendo”, escribió el expresidente en su cuenta personal de Twitter.Alberto Fernández también lee cuando puede. Escuchó que eran interesantes las memorias de Obama y lo comentó a su círculo cerrado de poder. El día que Ginés González García renunció al Ministerio de Salud, el primer tomo de las memorias de Obama aterrizó en su despacho de la Casa Rosada.“Me gusta cómo describe al poder y para que lo tenemos que usar cuando los acontecimientos nos ponen en una coyuntura histórica”, opinó el Presidente cuando le preguntaron sobre el libro de Obama.Alberto Fernández y Macri desconfían el uno del otro. Ya no chatean y los dos están embarcados en una pelea de fondo y sin número determinado de rounds. El Presidente prepara una extensa querella criminal contra Macri por presunta administración fraudulenta en el manejo del crédito Stand-By del Fondo Monetario Internacional. Y el expresidente Macri, aunque no lo revele en público, sueña con derrotar a Alberto Fernández en los comicios generales de 2023.El libro de Obama no es sólo un primer tomo de sus memorias en la Casa Blanca. Plantea la necesidad de armonía política en el Gobierno y canales fluidos de relación institucional con la oposición partidaria. Es interesante saber qué hacía cuando llegaba al Salón Oval o cómo diseñó su campaña electoral para ganarle a Hillary Clinton y después a John McCain, el candidato republicano a la Presidencia de los Estados Unidos.Pero no es lo más importante del libro: a través de sus memorias, Obama rescata la defensa del sistema democrático y el respeto al otro. Aunque se piense distinto.Alberto Fernández y Macri recién empezaron a leerlo. SEGUÍ LEYENDO:Sorpresa y “abroquelamiento” de los sectores moderados del Frente de Todos tras el endurecimiento de la postura de Alberto Fernández12 momentos imperdibles del nuevo libro de Barack Obama, “A Promised Land”, una memoria sobre el poder y la vida

Fuente