“Siempre busqué la posibilidad de vivir un poco más”, cómo es la lucha de Sebastián D’Amico contra el cáncer en la cara

Sebastián espera ansioso. Ya pasó por dos cirugías, sabe que pronto llegará la tercera y los días se le hacen largos: quiere que ya lo llame su cirujano para hacer los estudios prequirúrgicos e internarse. “Siempre busqué la posibilidad de vivir un poco más”, cuenta. Pero en plena pandemia de coronavirus, los tiempos del sistema de salud se alargan. Él colabora para que los días sean aún más largos, se va a dormir tarde para aprovecharlos al máximo. No es solo ansiedad: dice que lo hace por miedo a ir a dormirse y no despertar. Nada de lo que se viene es nuevo para él. El tumor que empezó a crecer hace 7 años en su cara llegó de un día para el otro, pero aprendió de cada experiencia.

En 2019, Sebastián D’Amico (24) hizo un tratamiento con rayos y quimioterapia, con la esperanza de curarse de una vez. En ese entonces le habían dado dos meses de vida y hasta llamaron a su familia una noche para que fuera a verlo al hospital porque no creyeron que pudiera sobrevivir.Gracias al video que publicó en abril y superó los 2 millones de reproducciones solo en Instagram varios aspectos de su vida cambiaron: ahora vive con su novia Naty, a la que conoció en cuarentena, y fue contactado por cirujanos se ofrecieron a ayudarlo con el tratamiento.

Sebastián D’Amico, con su novia Natalia Belmonte. Se conocieron en cuarentena y ya viven juntos.

“Hoy puedo decir que tengo un equipo de médicos que valen la pena, me siento cómodo”, afirma. Pero no siempre fue así.Parte del dolor que cuenta refleja la falta de comunicación que tuvo previamente con los oncólogos que lo atendieron: “Me decían, tenés que hacer rayos, tenés que hacer quimio y yo estaba cansado”.

Sebastián ya pasó por dos operaciones y ahora espera la tercera, en la que le colocarán una prótesis.

-Estaba con una crisis de dolor que no te imaginás. Después arranqué con morfina y aún así esa falta de empatía siempre estuvo, no podía comer porque no podía deglutir. Cuando hice quimioterapia me pusieron en aislamiento, mi médula ósea estuvo a punto de dejar de funcionar, y aún así querían seguir insistiendo en tratamientos. Me llegaron a mandar a un psiquiatra, yo no necesitaba un psiquiatra, yo lo que necesitaba era que me deje de doler, que paren un poco.-¿Cómo es pasar por rayos y quimioterapia?-Es la experiencia más horrible que hay en el mundo, quizás uno puede decir ‘bueno, prefiero los rayos que es menos invasivo que la quimioterapia’. Pero yo prefiero la quimioterapia, los rayos son inaguantables, son tres puntos que te queman absolutamente todo por 24 horas porque es progresivo, el tumor logra inflamarse en las primeras sesiones, después logra desinflamarse, pero esas primeras sesiones te hacen sentir un dolor que no sentiste nunca. Las quimioterapias son malísimas, es inhumano hacer algo así, pero las tenés que pasar.

Mirá también

Mirá también

21 días en coma y con “pesadillas horribles”: la odisea de una joven embarazada que le ganó la batalla al coronavirus

Sebastián está decidido a ganarle a la enfermedad. Cuando publicó el video que le cambió la vida hace 13 semanas la meta era llegar a Alberto Fernández, para solucionar juntos el problema. En ningún punto creyó que iba a recibir el apoyo de tantos seguidores o que iba a conseguir un cirujano en quien confiar, solo quería apurar los trámites de IOMA con la ayuda del Presidente: “Creo que hoy lo debe saber, pero con todo este tema de la pandemia se le debe hacer complicado un llamado”.La tercera cirugía está cerca, aunque por la pandemia de coronavirus​ los tiempos se estiran y las noticias que recibe no son las que quiere: hay que esperar un poco más. Iba a ser en agosto, ahora quizás sea a mediados de septiembre. La ocupación de camas en terapia intensiva complica el panorama y aunque la prótesis está en preparación, la cirugía no va a poder empezar apenas terminen de fabricarla.
Ver esta publicación en Instagram Tengamos un poquito más de paciencia, hay que esperar hasta que pase la tormenta. Una publicación compartida de Sebastián Amurin D’amico (@sebastian_alejandrook) el 28 Jul, 2020 a las 9:19 PDT

Ya es la tercera vez que Sebastián se la juega para ganarle a un cáncer que se regenera aunque quede un ínfimo porcentaje de células malignas después de la operación, por eso está tan ansioso por la prótesis y es tan cauto para hablar de lo que viene después, aunque explica un procedimiento médico complejo con la sencillez de quien ya repasó en su cabeza una y otra vez una coreografía.”Cuando entren van a ver si el hueso del maxilar está poroso o tiene algún tipo de células cancerígenas, o sea si está infectado y hay que sacarlo. (La prótesis) la van a poner en lugar del hueso y, lógicamente, van a sacar el tumor de la zona del cuello porque así como crece para afuera también crece hacia adentro”, detalla.Y agrega: “Tienen que cubrir toda esa parte porque también van a extraer músculo y esperamos que con la prótesis se pueda compensar todo lo que saquen de tumor y hueso, pero hasta la cirugía no sabemos todo lo que está infectado y hasta dónde llega el tumor porque las imágenes están, la tomografía está, pero una vez adentro puede ser distinto.”

Mirá también

Mirá también

Una madre de 40 años descubrió que su nariz tapada resultó ser en realidad cáncer de piel

Natalia Belmonte (26) es su soporte emocional, no es el secreto de su optimismo porque la energía positiva le resulta natural, pero es quien le saca una sonrisa cada día. Ella le escribió un mensaje directo que cambió todo para los dos: desde que se conocieron en mayo y se mudaron juntos cinco días después. “Todavía no lo puedo creer, es como el sueño hecho realidad de todas, de encontrar esa media naranja que una siempre buscó. Creo que tomé la decisión porque me di cuenta de que ya había vivido experiencias y que ninguna me había hecho sentir tan completa como estar con él”, cuenta ella.Para Sebastián, Natalia apareció cuando él ya tenía “las puertas no cerradas, clausuradas”, y hoy define la relación que tienen como un gran equipo, responden a las preguntas al mismo tiempo y dicen lo mismo, conocerse en confinamiento sirvió: “¡Bendita pandemia!”. Cuando él piensa en el futuro, lo que más quiere para la pareja es poder salir.”Quiero llevarla a cenar a algún lado, tener esa primera cita que nos debemos, ir a ver cómo despegan los aviones en la costanera…”, dice. Pero el tiempo de aislamiento social los benefició para conocerse, Natalia reconoce que de otra forma no hubiera tenido tanto tiempo “para disfrutarlo” por su trabajo. Y mientras tanto disfrutan las salidas al supermercado y al hospital, al menos es tiempo juntos.

Sebastián D’Amico, con su novia Natalia Belmonte. Se conocieron en cuarentena y ya viven juntos.

Cuando él enumera los miedos de la cirugía, no pasan ni diez segundos hasta que lo dice: “Dejar a Naty”. Pero también piensa constantemente es que es demasiado joven y no cumplió las metas que quiere. Nunca nombra a la muerte, pero es un fantasma al que aunque no le de entidad, como al cáncer, está: “Yo no quiero que pase, quizás si tiene que pasar me puedo ir tranquilo y decir ‘luché hasta donde pude’. Trato de dormirme tarde para que los días duren un poco más, para tratar de disfrutar un poco más.”Sebastián, Natalia y el resto de la familia mantienen las esperanzas altas, pero lo que viene después depende de lo que pase en el quirófano y puede que tenga que volver a aguantar los tratamientos que ya atravesó antes: “Para mí no es una guerra, es una batalla”.DD

COMENTARIOS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

CuarentenaCáncerCoronavirus En Argentina

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

Comentarios

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *