El restaurador de las historietas clásicas de Larguirucho y Patoruzito

Bernardo Torre o “Berni”, como lo conoce la gente, es diseñador y humorista gráfico. Vecino de La Tablada desde siempre, se dedica a restaurar historietas antiguas.En sus comienzos, allá por fines de los ‘70, publicaba -de la mano de Andrés Cascioli- historietas críticas hacia el gobierno militar de entonces en la recordada revista “Humor”. También trabajó en publicidad y publicó en el famoso semanario Caras y Caretas, y en otras revistas de la época como Pasaje al Humor, El Diario del Presidente y Quiero Ser.

Berni Torre. Su libro Mataburros Ilustrado.

Con Facebook en auge, empezó a subir su material de archivo, tuvo repercusión y se le ocurrió comenzar a hacer su libro llamado Mataburros Ilustrado. Fue autogestionado y ahora se viene la segunda edición. “Lo hago con lenguaje inclusivo y mucho humor. Además, esta vez me acompaña Editorial Assisi”, cuenta.

Mirá también

Mirá también

Patoruzú cumple 90 años

Su libro, como él mismo describe, es el primer diccionario de términos de uso frecuente. Tiene un dibujo por página, acompañado por una frase del lunfardo argentino y debajo el significado de esa frase. Por ejemplo, ilustra a un peluquero con una tijera en la mano, atendiendo a un huevo. La frase utilizada es “buscarle el pelo al huevo”, y la definición que Berni escribe es: “Persona que trata por todos los medios de encontrarle un “pero” a las cosas. Un “huevón” mala onda, ¡bah!”​El proceso de restaurar cómics es arduo. Se escanean las revistas viejas en alta definición y se corrigen las imperfecciones”.

Mirá también

Mirá también

¿Fue García Ferré el Disney argentino?

​ Otro caso es el de un hombre con una manzana en la boca dentro de una fuente de cocina (como si fuera un cerdo), acompañado por el dicho “estar en el horno”. Debajo, el autor describe: “expresión que se aplica cuando uno está es una situación incómoda o frente a un hecho en el cual se encuentra en desventaja. Igual o peor a “estar frito”.”

Mirá también

Mirá también

Los tiempos en que Sandokán reemplazaba a la Play

Berni también restauró historietas como Patoruzú y Larguirucho, y reconoce que lo que más le gusta es lo vintage. “El proceso de restaurar cómics es arduo”, afirma. “Primero se debe buscar las revistas viejas, luego escanearlas en alta definición. Finalmente, se realiza un proceso para terminar la restauración y corregir todas las imperfecciones”, detalla.“La gracia de esto es dejarlo como estaba”, dice el ilustrador. “Además, el coleccionista quiere la historieta original porque tiene más valor”, cerró.HS

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *