Quién es Miguel Ángel Pichetto: perfil y su relación con Mauricio Macri

“En la Argentina están el partido radical, el peronista y el partido presidencial, que es el más importante”, sostuvo Miguel Pichetto hace tan solo siete días en una charla que compartió en La Bolsa, con Ernesto Sanz. El ex jefe del radicalismo era el candidato a vice preferido en el Gobierno y, tras su negativa, le abrió la puerta a su amigo para ser el compañero de fórmula de Mauricio Macri.  Pichetto sabe de lo que habla. Nacido en Banfield hace 68 años, hizo su carrera política al calor del poder, como representante de Río Negro en el Congreso, donde fue activo diputado menemista, senador duhaldista y, desde 2003, jefe de la bancada del Frente para la Victoria durante los 12 años en los que gobernaron Néstor y Cristina Kirchner. Ahora reconoce ese liderazgo en el mandatario de turno: Mauricio Macri.

Mirá también

Mirá también

Con la incorporación de Miguel Pichetto, el Gobierno no utilizaría más la marca Cambiemos

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response) ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “load_modal_suscripcion”;
nl_pass_data.eventLabel = “confirmacion_tenesquesaber”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
openModal(path);
}
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.newsletter-embeb figure, .newsletter-embeb .mt h4, .newsletter-embeb .mt .data-txt, .newsletter-embeb .mt .bt’).on(‘click’, function () ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “clickarea”;
nl_pass_data.eventLabel = “caja_tenesquesaber”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
});
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
El Presidente llegó a calificarlo como un estadista. Fue hace dos meses, luego de que Pichetto negara el fantasma de un default ante fondos de inversión en Nueva York. José Torello, jefe de asesores y amigo personal del Jefe de Estado, presenció algunas de esas escenas en vivo y en directo. Salvo por su gestión al frente del municipio de Sierra Grande, Pichetto nunca fue profeta en su tierra. Perdió la carrera para la gobernación en 3 oportunidades: 2007, 2011 y 2015. No siempre hubo sintonía, claro. Hubo en tiempo en el que el Gobierno lo responsabilizaban directamente por ser el autor material del inicio de la corrida cambiaria. Macri estaba furioso. No lo disimuló en la conferencia de prensa en Cachi, Salta, horas después de haber estampado el veto de la ley anti-tarifas que la oposición acababa de sancionar en el Senado con la venia de Miguel Angel Pichetto. “¿Para qué lo hicieron? ¿Querían hacer una demostración de poder en el peronismo? Ya sabemos que tienen la mayoría en ambas Cámaras. Pero no se equivoquen: el poder lo tiene la gente y los argentinos decidieron un cambio”, dijo el Presidente. En la Cámara Alta, Pichetto había criticado con dureza al Ejecutivo, que nunca llevó una propuesta alternativa y acribilló a Jaime Durán Barba. “El asesor estrella que tienen destruye la visión de las instituciones. Devaluaron al presidente de la Cámara de Diputados. Desde octubre (de 2017) no dialogaron, se encerraron en sí mismos”, describió.

Conferencia de Miguel Pichetto en el senado la nación 11/06/19 Foto: Rafael Mario Quinteros – FTP CLARIN DSC_0493.jpg Z

La mención de Pichetto a Emilio Monzó no fue casual. El presidente de la Cámara Baja había insistido en público para que el ex jefe de la bancada del FPV se sumara al oficialismo. Y también en privado. En febrero de 2017 se lo repitió a Julio Blanck, en Clarín y lo reiteró en privado en una reunión de los principales dirigentes macristas, pero esa idea fue desechada. Se convino entonces que la estrategia para las legislativas sería igual a la de 2015: “lo nuevo contra lo viejo” o Cambiemos contra el PJ”. La táctica probó ser exitosa en materia electoral. Monzó volvió a ofrecer un acuerdo con Pichetto y gobernadores para ampliar la base de sustentación del oficialismo luego del triunfo en las legislativas. Por esa insistencia, fue apartado definitivamente de la mesa de poder del Presidente. Marcos Peña, su verdugo, justificó el viraje oficial. “Son momentos distintos”, dijo. Cuentan que cuando Macri recibió a Pichetto tras su gira neoyorquina, el senador -para terminar de suturar las heridas- reconoció su error por apoyar la ley antitarifas. No fue el único favor que le hizo al Gobierno. En el ministerio del Interior siempre vieron en Pichetto un aliado. Y no alcanzaban a recordar cuál fue su principal aporte a la gestión de Macri: del pago a los holdoudots, a cada uno de los presupuestos, pasando por el acuerdo de coparticipación con las provincias, la recuperación del Fondo del Conurbano, el Consenso Fiscal, la reforma de cálculo previsional, la de financiamiento político y, por último, la redacción de los 10 consensos básicos. Pichetto además le marcó los tiempos legislativos al Gobierno y bajó el pulgar de la convocatoria a extraordinarias en dos oportunidades, para evitarle un chasco a la Casa Rosada.

x

Rogelio Frigerio siempre pagó esa deferencia con gestos. Y cada vez que lo necesitó recurrió a su despacho en el Senado. El candidato a vice afirmaba que el peronismo federal fue el espacio que construyó gobernabilidad durante la gestión de Macri. En la misma sintonía lo ubican sus amigos Sanz y el jujeño Gerardo Morales, con quienes se trenzaba en la Cámara Alta. En cambio criticó siempre la estrategia comunicacional del Gobierno. “No creen en la televisión. Todo es por Google y por Facebook”, se quejó hace días. En su conferencia en el Congreso advirtió que “las emociones no forman parte de su temperamento”, la antítesis del “voto emocional” que decodifican el Jefe de Gabinete y Durán Barba.Alberto Fernández no es el único candidato presidencial que cambia de opinión sobre su compañero de fórmula. Luego de los videos del ex jefe de Gabinete criticando a Cristina Kirchner comenzaron a circular vía WhatsApp aquellos en los que Macri atacaba a Pichetto. “Son siempre los mismos. Pichetto fue presidente del bloque del peronismo con Menem, Duhalde, con Néstor y con Cristina. Si gana, lo será con Scioli”, sostenía el candidato.Peña suele decir que esos videos rompen el arco temporal. Para los potenciales votantes, “suceden” cuando los miran en sus celulares; de ahí su poder de daño.

x

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *