“Rajá de esta parada”: Aída, la taxista que lucha contra la discriminación en un mundo masculino

Cuando se puso al volante de su taxi, Aída Vaztique nunca imaginó que iba a sufrir el destrato y la discriminación de muchos de sus colegas. Es por eso que recurrió a las redes sociales para alertar sobre la actitud de los hombres que consideran el oficio eminentemente masculino.

Mirá también

Mirá también

Sólo 1.100 mujeres manejan taxis en la Ciudad y buscan sumar más

“Desde un principio me echaban de las paradas, colocaban sus autos de manera tal que no pudiera entrar a esperar pasajeros, me ignoraban cuando les pedía que corrieran sus autos para poder colocar el mio, o bien me decían directamente que debía contratar a un chofer y dejar de manejar yo, que era un oficio muy peligroso para una mujer”, cuenta Aída a Clarín.

Mirá también

Mirá también

Por primera vez, crean un registro de mujeres aspirantes a choferes de colectivo

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response) ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “load_modal_suscripcion”;
nl_pass_data.eventLabel = “confirmacion_quepasóhoy”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
openModal(path);
}
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.newsletter-embeb figure, .newsletter-embeb .mt h4, .newsletter-embeb .mt .data-txt, .newsletter-embeb .mt .bt’).on(‘click’, function () ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “clickarea”;
nl_pass_data.eventLabel = “caja_quepasóhoy”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
});
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
De sonrisa fácil, desde un primer momento Vaztique buscó tener una relación cordial con los demás taxistas, pero no fueron pocos los que se mostraron hostiles y sin medias tintas le advirtieron “rajá de esta parada”.La mujer, que tiene 32 años y es madre de cuatro chicos de nueve, seis, cinco y dos años, se encarga personalmente de mantener limpio y perfumado su taxi. “Cuando estoy sin pasajeros aprovecho y estudio porque estoy cursando la carrera de abogacía”, cuenta.

Mirá también

Mirá también

“El taxi me permitió rehacer mi vida y criar sola a mis mellizos”

Oriunda de Encarnación, Paraguay, reside en Posadas hace más de quince años. Hace dos años, junto a su pareja compraron la primera licencia de taxi y luego sumaron una segunda. “Teníamos choferes, pero generalmente no cuidan los autos, con lo cual los gastos son mayores. El año pasado compré un auto nuevo y decidí manejarlo yo porque se hacía difícil pagar la cuota mensual”, explica.Aída se encarga de aclarar que no todos los taxistas tienen una actitud hostil. “Tengo muchos compañeros que me enseñan sobre las calles, me dan consejos. Yo soy muy respetuosa y siempre les digo que tenemos que trabajar en equipo, que todos queremos llevar el pan a nuestra casa”.Vaztique no tiene horarios fijos. “Depende del día, voy regulando los horarios porque también tengo hijos y un marido que atender. A veces incluso trabajo de noche”, afirmó.En Posadas circulan más de 800 taxis, pero no son más de cinco o seis las mujeres que trabajan de choferes. “La mayoría lo hace para empresas”, aclara.

Mirá también

Mirá también

Las historias de dos remiseras que les dan prioridad a las pasajeras mujeres

En cuanto a la posibilidad de represalias, admitió que se lo han dicho, pero dijo que “no soy competencia para nadie, tenemos que trabajar juntos como hermanos porque es un rubro muy pesado en la que se aguantan muchas cosas”. Pidió la solidaridad de todos los taxistas, “porque todos merecemos y tenemos el mismo derecho a llevar el pan a nuestra casa”.Sobre los motivos de la agresividad de sus colegas, Vaztique sostuvo que “posiblemente se sientan que pueden perder pasajeros porque son muchas las personas que prefieren una conductora porque sienten más confianza y seguridad”.GS

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *