Mirar para atrás para pensar para adelante

Por: Ricardo Passero, de INTL FCStoneHemos visto en los mercados granarios fenomenales subas de precios, que se iniciaron a partir del año 2007 y que parecieron encontrar hacia finales del año 2012, una etapa final a este comportamiento. Las curvas que solíamos ver empinadas comenzaron a aplanarse y ha mostrar una comportamiento más lateralizado.
Newsletters Clarín

Cosecha de noticias | Lo más destacado de la agroindustria y las economías regionales.

Todos los martes.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response)
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.widget.newsletter figure, .widget.newsletter .mt h4, .widget.newsletter .mt .data-txt, .widget.newsletter .mt .bt’).on(‘click’, function () );
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
Récords de precios entre finales del 2007 y la primera mitad del 2008, que fueron revertidos por la crisis financiera internacional en forma temporal, para retomar un sendero alcista, menos vertical, pero igualmente sostenido hasta el año 2012.La soja cotizaba en el 2008 en el CBOT a un precio récord de U$S 608/tn, con un petróleo que llegaba a U$S 147/barril y una relación dólar euro en niveles de 1,6. En el 2012, la soja llegaba en el CBOT a U$S 654/tn, a partir de allí, tanto el precio de la soja como el del resto de los commodities han ido cayendo, presentando en muchos casos comportamientos de carácter lateral. Hay la soja en el CBOT cotiza a niveles de U$S 338/tn, el precio del petróleo cercano a los U$S 50/barril y una relación dólar euro en niveles de 1,14.¿Qué explicaba ese recorrido y que explica hoy el cuadro de situación actual ?Vayamos por partes: hasta el 2012, el mundo desempolvó teorías en materia de precios como las de Malthus o las de David Ricardo y Stuart Mill, y desde los mercados financieros hubo un empuje considerable.En su Ensayo sobre el principio de la población, publicado en 1803, el economista y clérigo protestante Thomas Malthus en sus estudios hacia referencia a que los precios de las materias primas serían cada vez más caros dado que notaba que el crecimiento de la población iba mucho más rápido que el que presentaba la oferta de los alimentos. Si la población crece, ocupa territorio, por lo que tengo más bocas que alimentar con menos tierra para producir.

Mirá también

Comenzó la campaña de trigo 2019/20: por el atractivo precio, hubo una gran cantidad de operaciones

Economistas como David Ricardo y Stuart Mill, sostenían que los precios de los productos primarios en el largo plazo serían crecientes debido al rendimiento decreciente de las tierras cultivables.Se hablaba de un crecimiento en materia de precios sin límites, empujados básicamente por una suerte de tsunami silencioso denominado crisis agroalimentaria. El problema fue la oferta o la demanda ?.

Ricardo Passero, de INTL FCStone.

A partir del 2012, el mercado fue cayendo en la cuenta que los árboles no crecen hasta el infinito, tampoco el precio de los commodities.La creciente demanda global, sustentada en la ampliación y los cambios en las pautas del consumo de alimentos en los países en desarrollo o emergentes, el uso creciente para la fabricación de bioconbustibles, la disminución en las políticas de protección llevadas a cabo por los países desarrollados y la creciente desregulación de los mercados coadyuvaron a este comportamiento.El crecimiento de la economía China y de las demás economías emergentes, especialmente del sudeste asiático, impulsaron la demanda de productos básicos. Los países productores de materias primas registraron una notable mejora en sus términos de intercambio. La mayoría de las economías del mundo crecieron a tasas superiores a su media histórica, destacándose la excelente performance que registraron.

Mirá también

Brasil va rumbo a su segunda mayor cosecha desde 1975

Los elevados precios del petróleo y la búsqueda de nuevas fuentes de energía renovable, empujaron a los biocombustibles también a tomar protagonismo, con legislaciones en los principales países del mundo que empujaron cortes de mezcla obligatorios para naftas y diesel.Desde los mercados financieros, los recortes de tasa que fueron impuestos por la Reserva Federal de Estados Unidos, y adicionalmente un período largo de tiempo con el sostenimiento de esta política, le dieron a los mercados financieros una gran líquidez, que se fue direccionando al mercado de commodities.Los niveles de liquidez internacional, las bajas tasas de interés y crecimiento de la economía mundial, fueron generando un marco propicio para el recorrido que vimos en materia de precios.

Mirá también

Soja argentina: menor brecha en la capacidad de pago de la exportación y la industria

Asistimos a un fenómeno conocido como la “finalización de los commodities” por el cual una serie de actores no convencionales como bancos de inversión, fondos de riesgo que habían invertido enorme cantidades de dinero en esto mercados a través del usos de derivados financieros asociados a estos mercados. El aumento consistente del precio de los commodities coincidía con un fenomenal incremento del volumen transado de estos instrumentos.A partir del año 2012, el mercado de los commodities granarios empezó un lento e inexorable camino de regreso a sus fundamentos más puros. La característica más distintiva que podemos encontrar en los mercados granarios está vinculada a la oferta, que no puede ser controlada como consecuencia de los fenómenos climáticos, se habla de variabilidad incontrolable de la oferta.¿Qué ha pasado entonces ?La oferta ha recuperado territorio empujada por los precios y por el hecho de no haber asistido en las últimas campañas a fenómenos climáticos, a excepción de la Argentina que hayan generado importantes recortes en materia de producción. La desaceleración de la demanda, la revaluación del dólar, la caída en el precio del petróleo empezaron a presionar en la dirección contraria.

Mirá también

¿Cómo producir alimentos sin usar el suelo?

Entre el 2008 y el 2018, la producción de soja ha crecido en 134 millones de toneladas, y los stocks finales en cerca de 61 millones. Las importaciones pasaron de 77 millones a 153 millones, con China como principal protagonista. En el caso del trigo, la producción creció en 48 millones de toneladas, y los stocks finales 121 millones. La producción de maíz creció en 314 millones de toneladas y los stocks finales en 185 millones.La demanda ha crecido también, pero en los últimos años, lo hizo en menor proporción que la producción.También le época de las tasa bajas ha pasado con las recientes subas decididas por la Reserva Federal de los Estados Unidos. Las expectativas del mercado en cuanto a la evolución de la tasa de interés en EE.UU. y el dólar son consistentes con las expectativas en cuanto a la evolución de los principales commodities A esto se sumó este año, la denominada guerra comercial desatada entre China y Estados Unidos, y el impacto que la misma tiene sobre el mercado de commodities.Durante el 2018, el Presidente Trump decidió castigar a China por el robo de propiedad intelectual a través de aranceles que podrían acumular hasta $250 mil millones, buscando agregar presión a la vulnerable economía China. Xi Jinping toma represalia con aranceles enfocados al sector que apoyo con sus votos la elección de Trump.

Mirá también

Destacan la importancia de la aprobación china a dos nuevos eventos en soja

La economía de China, mas basada en exportaciones, es mas vulnerable a problemas comerciales versus la economía de consumo de Estados Unidos. China dice poder reducir en 10 Mtm sus importaciones de soja promoviendo el uso dietas con menor proteína para consumo forrajero, Incrementando importación/uso de otras harinas.La reunión del G-20 en Argentina, ha sido el inicio de una tregua, con el mercado expectante en el desarrollo de las negociaciones. Por ahora China ha vuelto tímidamente a comprar soja norteamericana, y se esperan adicionalmente compras de maíz. El secretario de comercio de EUA dice que hay una buena posibilidad de acuerdo con China sobre comercio inmediato, pero es más difícil llegar a un acuerdo en problemas estructurales y de cumplimiento. Ambas partes señalan que una economía en desaceleración es una motivación para alcanzar pronto un acuerdo.Mientras tanto China, fue generando mayor demanda de soja sobre Brasil, cambiando la dinámica en materia de oferta y demanda de soja y subproductos para el complejo a nivel mundial. Un tema no menor para la Argentina, muy dependiente en materia de exportaciones de la harina de soja.

Mirá también

Dos hipótesis sobre el futuro del precio de los granos

En este escenario comienzan las discusiones de superficie para la próxima campaña agrícola en Estados Unidos, con el productor arrastrado por diferentes fuerzas, incluido el flujo de efectivo con bajos precios, clima y preocupaciones comerciales.Parece haber dos teorías principales para la mezcla de superficie de este año. La primera es que casi no hay cambio de superficie de soja a maíz, con la expectativa que la superficie de soja fue “comprada”” con el programa MFP (la asistencia que el gobierno de Trump ha brindado a sus productores) y los bajos costos de capital para llevar a cabo el cultivo de soja.Otro gran grupo ve un cambio significante en la superficie debido a la gran caída de precios de soja este año en comparación con el de maíz. Este mismo grupo estima también una gran probabilidad que el mercado de soja no regrese a niveles normales durante unos cuantos años, presionando a la baja sus valores.Pensando en el largo plazo, el crecimiento poblacional parece poner piso a los precios. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) calcula que la demanda de proteína animal se duplicará en 2050. … Ese consumo desaforado de proteínas se debe al crecimiento de los países en vías de desarrollo. Especialmente Brasil, India y China.

Mirá también

Cosecha de trigo: ¿Vendo o espero?

Keynes solía decir que en el largo plazo estamos todos muertos. Sobrevivir en el corto plazo implica manejar para todos los actores del mercado de commodities el riesgo precio con eficiencia a través del uso de las herramientas que los mercados ponen a disposición: contratos de futuros, opciones, productos OTC, etc….Tema que los productores, como eslabón principal en esta cadena debieran internalizar en forma definitiva: pretender vender el precio máximo de una campaña, es lo mismo que intentar acertar un blanco en un solo disparo, sobre todo si no se tiene mucha experiencia en el uso de armas.Los consumos internos, vinculados a la industria avícola, molinería, productos de consumo masivo, tienen a su disposición también estas herramientas.Capítulo aparte para la Argentina en este análisis. ¿Pudo la Argentina aprovechar la época de precios crecientes descripta ?

Mirá también

Logran aumentar un 40% la productividad de cultivos con un ‘atajo fotorrespiratorio’

Algunos datos del complejo soja: entre el 2003/04 y el 2012/13, la producción de soja creció en cerca de 18,4 millones de toneladas, en el mismo período de tiempo los precios de exportación del aceite crecieron un 98%, los de la harina una 178% y los del poroto un 133%.La combinación de precios y cantidades exportadas significó para la Argentina en ese período de tiempo un ingreso aproximado de más de U$S 155 mil millones. En otras palabras, nos fabricamos en 10 años, un año adicional en materia de exportaciones.Retenciones fijas, que intentaron ser móviles en algún momento, fueron generando en las arcas estatales un cuantioso ingreso de dinero.

Mirá también

Argelia rechaza un cargamento de trigo argentino

Mercados intervenidos, precios distorsionados, pérdida de mercados internacionales fueron una constante en esos años.Nos sirvió este fenomenal ingreso de divisas, para mejora la distribución del ingreso, o reducir la pobreza, o hacer más solvente a nuestra economía generando un crecimiento en las reservas del Banco Central en la misma proporción, reducir nuestro nivel de endeudamiento o emisión monetaria, combatir la inflación, mejorar rutas, caminos o infraestructura a nivel general ?Las respuestas fueron quedando a la vista….

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *