Queridos chicos

Queridos chicosQueridos estudiantes secundarios. Ustedes que tienen tanta fuerza cuando defienden sus causas en la calle o la toma de colegios, ya sea para pedir por el aborto legal, la identidad de género y el respeto a la diversidad sexual o por una escuela pública y más democrática, podrían agregar un tema que les está faltando en la agenda y que determina todo lo demás: el cambio climático. Miren, por ejemplo, a los chicos de Camberra, Australia, que esta semana tomaron el parlamento local para protestar contra una posible mina de carbón: el combustible más dañino de todos. O, a los de los Estados Unidos, que le están haciendo juicio a Donald Trump por no tomarse el tema en serio y dañar su derecho constitucional ya no sólo a tener un ambiente sano: a tener un país vivible. Si Uds. dejan este asunto en manos de los Gobiernos, pasa lo que pasa: por más que firmen acuerdos en París o el G20, las emisiones suben y el clima se sigue transformando. Sólo este año, la cantidad de gases que calientan la tierra aumentaron 2,7 por ciento: un récord. La ciencia dice que tenemos sólo una década para evitar que la temperatura se desmadre. ¿Qué esperan? Tomen esto en sus manos.

IActivistas de todo el mundo en la cumbre del clima de Polonia. Foto: AP.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response)
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.widget.newsletter figure, .widget.newsletter .mt h4, .widget.newsletter .mt .data-txt, .widget.newsletter .mt .bt’).on(‘click’, function () );
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
Shell y sus ejecutivos Créanlo o no, uno de los frentes más activos contra el cambio climático son los inversores institucionales: esos tipos que revientan de plata y trabajan en Wall Street. Esta semana, forzaron al CEO de Shell, la segunda compañía de hidrocarburos más grande del planeta, a ligar una trayectoria de reducción de emisiones al pago de 1300 empleados ejecutivos. No resuelve el mundo pero indica una dirección por donde van las cosas.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *