Aplazaron el debate sobre la ley antibarras por falta de acuerdo en el Congreso

Se veía complicado, y así fue. Por falta de consenso con el texto y después de muchas idas y venidas, la Cámara de Diputados decidió postergar este jueves el debate de la ley para combatir a las barras bravas, y puso fecha para una nueva sesión el próximo martes 18.

Mirá también

Cuáles son los cambios al proyecto contra los barrabravas: ¿Una ley descafeinada?

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response)
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.widget.newsletter figure, .widget.newsletter .mt h4, .widget.newsletter .mt .data-txt, .widget.newsletter .mt .bt’).on(‘click’, function () );
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
Así lo confirmó el titular del cuerpo, el macrista Emilio Monzó, a media tarde, mientras presidía la sesión extraordinaria que había arrancado cerca del mediodía. De ese modo, puso un parate al trabajo que desde la mañana y contra reloj hacían en paralelo, en un salón de la Cámara, diputados de Cambiemos y del Frente Renovador, dispuestos a avanzar con la iniciativa.El texto original del proyecto fue enviado por el Ejecutivo al Congreso, tras el escándalo de la suspensión de la Superfinal River- Boca. Disponía el endurecimiento de penas para todos los delitos vinculados a la violencia en el fútbol -con prisión de hasta 10 años- y convertía en tales a algunas contravenciones, como el de la conducta de los “trapitos”.

Mirá también

Diputados sancionó la reforma al Código Procesal Penal

El presidente Mauricio Macri anunció la intención de sancionar la ley antes de fin de año, y a ese fin habilitó el tratamiento en extraordinarias. Pero de entrada, el texto generó muchas dudas y observaciones aún en el interior de Cambiemos. Sobre todo, porque hubo consenso en la falta de “proporcionalidad” entre las penas previstas en el proyecto con las que el Código Penal dispone para otros delitos. Cuando parecía que se caía definitivamente, la presidenta de la Comisión de Legislación Penal, la radical Gabriela Burgos, hizo un esfuerzo desde el martes por lograr consenso. Pero no alcanzó.Cambiemos había aceptado muchos cambios al proyecto “duro” que llegó del Ejecutivo, con rebajas notorias de penas que tampoco convencían dentro de la coalición oficialista. Petri, por caso, seguía insistiendo que llevar armas a una cancha no puede ser un delito excarcelable.Porque la última versión de la iniciativa era mucho más light, con muchos delitos por debajo de los 3 años, sin cárcel efectiva.Hubo acuerdo en general, en aumentar un tercio las penas a los delitos ya previstos en el Código Penal, si se cometen en el marco de espectáculos futbolísticos. pero con los nuevos tipos penales y la escala de penas, no había consenso.Qué hacer con los “trapitos” fue un ejemplo. “En el interior del país son gente que se gana la vida”, sostuvo un diputado que diferenció de los barras que recaudan para poder estacionar en el área metropolitana.En los próximos días se buscará alcanzar un acuerdo, pero siguen las dudas. El Senado sesionará el 12 de diciembre. Si Diputados diera media sanción a la ley el 18, la Cámara alta debería volver a reunirse, y las extraordinarias corren hasta el 21 según la convocatoria por decreto presidencial. Tiempos muy justos para el tratamiento exprés que pretendía el Gobierno. La ley no saldría este año.Monzó, junto a su principal negociador, el jefe del bloque del Pro, Nicolás Massot, se dieron cuenta que no había margen para seguir. El Frente para la Victoria no iba a acompañar el proyecto tal como estaba planteado y no tenían tampoco garantizado el apoyo del Peronismo federal, pese a la voluntad de aprobar una ley de estas características. Podrían obtener el voto afirmativo en general al proyecto, pero en la particular “corríamos riesgos de una discusión interminable y de que todo volviera a comisión nuevamente”, explicó un diputado oficialista.“Monzó y Massot olfatearon que la cosa no caminaba”, expresó a Clarín otro diputado, del Peronismo federal, que había recibido un llamado de un senador de su sector, advirtiendo: “Ojo lo que votan que por mucho menos frenamos el proyecto en el Senado”, por el texto original antibarras que la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, presentó en 2016. Nunca tuvo tratamiento, perdió estado parlamentario y el Gobierno lo reflotó tras el frustrado Superclásico.Hasta la postergación, los radicales Burgos y Luis Petri, las massistas Vanesa Massetani y Carla Pitiot, la cívica Marcela Campagnoli, entre otros, trabajaron en los cambios al proyecto en el Salón de Honor de la Presidencia de la Cámara. En ese grupo se reconoció que había también errores técnicos en el proyecto, para adecuarlo al Código Penal, y que “nos faltaba tiempo para trabajar”.Pero fue determinante la falta de garantías de apoyo del Peronismo federal. “Nos faltó cerrar con ellos”, reconocieron en el oficialismo. “Ellos tenían voluntad de hablar pero no de consensuar. El proyecto hacía agua por todos lados e íbamos a llevar muchas críticas al recinto, la votación en particular se les iba a complicar”, explicó a Clarín un diputado del Peronismo federal.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *