Inseguridad: faltan leyes acordes a los reclamos de la sociedad

No es ninguna novedad decir que los niveles de inseguridad que padecemos a diario resultan ya insoportables. Por los modos, por las formas, por la impunidad, por la obscenidad y por las consecuencias que dichos actos acarrean a las víctimas. En lo personal, los he sufrido en distintos grados, incluyendo un secuestro extorsivo. Es comprensible que la reacción inmediata de la víctima sea expresar que “no había ni un policía cerca”, “nadie nos protege”.Entiendo que pasado el traumático momento tenemos que, de una vez por todas, asumir que la inseguridad -como todos los problemas argentinos- es de raíz cultural. Algunos se encargaron de convencernos que la existencia de victimarios es responsabilidad de las víctimas, y ahora vemos y sufrimos las consecuencias de dichas corrientes de pensamiento. No pretendamos que en cada lugar que sucede un hecho haya en ese preciso momento un agente o un móvil policial, ya que ello resulta física y materialmente imposible; sin contar que el delincuente se asegura que la vigilancia esté lo más alejada posible.
Cartas al país

Los mejores textos y reflexiones de la semana que enviaron nuestros lectores al diario.

Todos los lunes.

Recibir

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response)
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.widget.newsletter figure, .widget.newsletter .mt h4, .widget.newsletter .mt .data-txt, .widget.newsletter .mt .bt’).on(‘click’, function () );
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
No podemos ni debemos permitir que la inseguridad resulte un hecho natural del que alguien “nos tiene que proteger”. No es posible pensar que para ir a trabajar, a estudiar o a pasear el perro necesitemos literalmente un custodio. La protección tiene que derivar primero que nada de los valores de respeto hacia el otro que una sociedad vivible debe tener. Para ello no hay mejor protección que una educación de excelencia en cantidad, calidad y al alcance de todos, unida a una legislación que establezca de una vez por todas un plexo de castigos acorde a los reclamos que el consenso social exige. Que, por cierto, están muy lejos del garantismo y similares teorías.Gustavo Oscar Colla gustavo.colla@yahoo.comPermiso para robar: pide presencia policial en OnceEn Plaza Once y más concretamente en la esquina de Av. Pueyrredón y Av. Rivadavia actúa de manera permanente un grupo de arrebatadores que parece tener permiso para robar. Ascienden a los coches de distintas líneas de colectivos tanto por la puerta delantera como por la trasera y arrebatan celulares, carteras y portafolios para descender hábilmente escapando a la carrera con destino incierto ante el estupor y la desesperación de las ocasionales víctimas. Los conductores los tienen identificados y la Policía también.Es imprescindible la presencia permanente de personal policial en el lugar para disuadir las condenables intenciones de estos malvivientes.Carlos Alberto Castriota ​ccastriota2004@yahoo.com.arLa grúa le llevó el auto y denuncia que lo estafaronUn domingo alrededor de las 19 estacioné en la calle Libertad al 100, cerca de mitad de cuadra. Ahí está permitido estacionar en dicho día y horario. De regreso del cine, no encuentro mi auto. ¿Confusión de calle, robo…? Recuerdo entonces que al lado de la terminal de combis de calle Sarmiento llevan los vehículos que acarrean las grúas. Allí me informan que lo habían acarreado por estar estacionado en “prolongación de ochava”, cosa extraña ya que figura como dirección de infracción Libertad 199, que es exactamente la ochava. Me exhiben fotos del vehículo donde se ve el capot, el baúl, las puertas lado conductor. En ninguna se ve el lugar en que estaba estacionado. Me obligan a pagar $ 1.400 del acarreo, que por suerte llevaba encima, y me lo entregan.Solicito alguna dependencia para que me restituyan lo ilegalmente cobrado y me liberen de una infracción que no cometí. Me envían a Hipólito Yrigoyen 2346, Controlador de Faltas del Gobierno de la Ciudad. Al día siguiente, en planta baja me informan que en caso de protestar la infracción pierdo el derecho al pago voluntario con 50% de descuento. Valor de la infracción $ 1.200, menos que el acarreo. En el 1er piso me atiende -supongo- un secretario del juez de Faltas: foto, ninguna; prueba, ninguna; carpeta vacía. La empresa de acarreo no envía información alguna al juzgado y la Ciudad sanciona porque quien acarrea lo dice, sin argumento alguno. Me ofrecen abrirme un expediente por negarme a pagar la infracción o con “gran generosidad” eliminar la multa y apercibirme. No viendo otra opción, acepto y firmo. Lista la estafa, y rubricada. Para solicitar devolución del importe de acarreo hay que volver a la terminal de combis, sin nota alguna del Juzgado. Obviamente en dicho lugar me envían a… Yrigoyen 2346: sin nota del Juzgado, no hay devolución.Llamo a mi abogada para iniciar demanda contra la empresa de acarreo -que hace años que opera con permiso vencido-, no por el importe en sí sino por lo indignante, arbitrario e ilegal del accionar. Sorpresa: cuando el Juzgado libera de la infracción y uno estampa la firma, queda reconocida la infracción. A cantarle a Gardel, estafa consumada.Antonio Jesús Castro ​Antoniojesuscastro1960@hotmail.com“Las huelgas sorpresivas son un claro abuso del derecho”Está universalmente reconocido el derecho de huelga que consagra nuestra Constitución Nacional. Las huelgas sorpresivas son un claro abuso del derecho y deberían ser severamente sancionadas conforme a su reglamento. Son particularmente irritantes y exhiben una malsana intención de causar el mayor perjuicio posible a los usuarios -los de Aerolíneas Argentinas en este caso- tomándolos de sorpresa y de yapa, no dar ninguna explicación. Parecieran regodearse del infortunio de los sufridos pasajeros argentinos y extranjeros. Los gremios de los subtes también son asiduos practicantes de la modalidad aunque perjudican mucha mayor cantidad de personas y parece que tampoco han sido nunca castigados que yo recuerde. El Gobierno estimo que debe tomar el toro por las astas con medidas drásticas. Una que pondría en práctica sería dejar en manos de los gremialistas y del personal la empresa. Total… ya son los propietarios.El día que recuperemos el sentido común por encima de ideologías y populismos podremos empezar a ser un país como algunos veteranos ya perdimos la esperanza de ver.Miguel Angel Padilla miguel.a.padilla@gmail.comTambién descontento con gremialistas aeronáuticosQué sonrientes se los ve a los gremialistas aeronaúticos en todas las fotos de los diarios. Casi burlándose de los miles de pasajeros o más que dejaron varados el 8 de noviembre con sus “asambleas permanentes”.Cuando la gente pida a gritos que privaticen o regalen Aerolíneas Argentinas, recuerden su cuota de responsabilidad. Todos sabemos los sueldos que ganan y todos sabemos que no responden a los intereses de los trabajadores únicamente. ¿Intentaron hablar con la empresa antes de iniciar semejante medida? No, por supuesto, porque la idea es crear descontento.Lo que no logran entender esta gente es que ya se los conoce, como a ciertos gremios docentes o camioneros. El descontento o diría más, la rabia, la bronca que pretenden generar sólo es contra ustedes.Catalina Delfini ​cpdelfini@yahoo.com.arEl ejemplo a seguir del japonés hincha de BocaUn ciudadano japonés enamorado de Boca viajó 30 horas con el solo fin de ver a su equipo jugar el Superclásico el sábado. Como ese día se suspendió, se tomó un avión de regreso porque “tengo que trabajar el lunes”. Es la cultura del trabajo que caracteriza a este pueblo que ha superado miles de problemas ayudado por esta sana costumbre que es trabajar. Espero que esto sea leído por muchos políticos argentinos que ponen en práctica la “teoría de la vagancia colectiva” y la idea de que el Estado regala todo a través de subsidios. Sólo con mucho trabajo y esfuerzo individual y colectivo las naciones surgen de los peores desastres.Francisco Benard ​franciscoabenard@gmail.com

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *