El piloto argentino que se convirtió en héroe de guerra en Francia

Cuando Vicente Almandos Almonacid llegó a Francia, ya había creado y probado su “aeromóvil”, un invento que desarrolló en El Palomar, pero con dudosa industrialización en Argentina. El creía que sus sueños de volar podrían concretarse en Francia, que se aproximaba a la Primera Gran Guerra. En Plena “Belle Epoque” en el 1913, el ingeniero riojano que había estudiado en el colegio Nacional y se había formado como Guardiamarina en el Escuela Naval Militar de Buenos Aires, aterriza en París con su título de ingeniero de la Facultad de Ciencias Exactas de Buenos Aires. Es allí donde aprende la aeronavegación.

Invento. El piloto argentino Vicente Almandos Almonacid y su “aeromóvil”. Lo inventó en la Argentina antes de irse a Francia y participar en la Primera Guerra Mundial.

Una biografía que reconstruyó el doctor y ortopedista argentino en Francia Mario Sanguina, con paciencia y dedicación. Si las historias del rol de los 6.000 argentinos que llegaron como voluntarios a Francia ha podido ser rearmada, al igual que las de sus 45 médicos que estuvieron en los hospitales salvando vidas y atendiendo heridos, se las deben a la dedicación, rigor y ciencia de este médico ortopedista misionero argentino, con residencia en la Picardie, el territorio de las grandes batallas de la primera guerra mundial. Desde testimonios, fotos, recortes de periódicos, Mario Sanguina se ha apoyado en su pasión por la historia médica y de la guerra para hacerlo. Como Almonacid no hablaba francés, sus instructores lo confundieron con un piloto avezado. Lo hicieron conducir un complejo monomotor, que estaba listo para despegar. El nunca había hecho un curso de piloto y solo había conducido sus inventos. En el aire fue probando el desconocido instrumental del vuelo, que le generaba arriesgadas maniobras. Los franceses contemplaban asombrados sus giros y las picadas, creyendo que estaban frente a la acrobacia aérea. Luego de tal debut, Almonacid pudo superar su primera sesión en 1914 y ser reconocido oficialmente piloto por el gobierno francés.

Mirá también

Tensa reunión entre Donald Trump y Emmanuel Macron por los planes de defensa europea

Noticia. Una nota en un diario argentino sobre el regreso al país de Vicente Almandos Almonacid, tras cruzar los Andes en 1920. Ya era un héroe de la Primera Guerra Mundial.

Al inicio de la guerra en el 1914, se enrola en la Legión Extranjera. Dos días después ingresa como piloto, obtiene su brevet y es destinado a la escuadrilla 35 estacionada en Poperinhe, en Bélgica. En esa primera Fuerza Aérea Francesa se encargó de los vuelos de vigilancia sobre el cielo parisino. Y su coraje lo ayudó a obtener el grado de sargento. En 1916 su escuadrilla se vuelve célebre por sus vuelos nocturnos sobre Alemania con aviones Farman, Breguet y Sopwith. Cuando la gran guerra termina, tiene el grado de capitán y las más altas condecoraciones francesas, como la Cruz de Guerra, la Legión de Honor y la Medalla Militar.

Mirá también

La historia secreta de los voluntarios que abrieron el Hospital Argentino de París en la Primera Guerra

Una de sus misiones más arriesgadas fue cuando le hicieron bombardear una fábrica de gases asfixiantes, a unos 150 kilómetros de la frontera. Pegó a la fábrica, pero en la retirada, se dio cuenta de que estaba rodeado de siete Aviatiks que se proponían cortarle la retirada. “Descendí de nuevo y puse el motor a toda velocidad. Cuando casi me encontraba en territorio francés, mi corazón latía con menos fuerza pues me sentía ya casi seguro de mi salvación. Logré atraerlos hacia donde estaba la artillería francesa, que comenzó un fuego incesante contra mis perseguidores. Bajaron a dos de ellos y los otros huyeron. Créanme que cuando aterricé, respiré profundamente. Tuve un poquito de miedo porque vi la muerte de cerca. Mi aparato estaba acribillado por las balas”, relató Almonacid, un íntimo amigo del cirujano argentino y reconocido doctor Chutro, a quien visitaba en el hospital en sus horas libres. Cuando regresó a Buenos Aires en 1918, escoltado en el océano Atlántico por una escuadrilla de aviones franceses como jefe de división de la Misión Aeronáutica Francesa, fue recibido en Argentina como el “Centinela de los Andes” en la avenida de Mayo. Decidió cruzar los Andes de noche y los franceses le regalaron su aparato “al capitán Almonacid”. Obtuvo la concesión del gobierno argentino para la Compañía General Aeropostal del transporte del 25 por ciento de la carga postal entre Buenos Aires y Europa. Participó en el conflicto entre Paraguay y Bolivia y organizó la fuerza aérea paraguaya en 1932.Era cónsul argentino en Boulogne sur Mer cuando estalló la Segunda Guerra Mundial y allí protegió la casa del general San Martin. Esta fue la última batalla del Cóndor Riojano. El aeropuerto de La Rioja fue bautizado Capitán Vicente Almonacid en su homenaje,Las fotos fueron aportadas por la biblioteca Biblioteque Interuniversitaire de Médecine de Paris, Gallica, Biblioteca del profesor César Gotta y Alfredo Buzzu, y la investigación histórica del doctor Mario Sanguina. 

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *