Dejaron de buscar la adopción porque el sistema fue perverso con la familia

LA CARTA. “Hace cinco años que tomamos la decisión de comenzar a transitar por el camino de la adopción. Tenemos 49 años, y un hijo de 9. Pero hoy hemos tomado una nueva decisión, esta vez muy triste: la de bajarnos de la búsqueda de adopción.El miércoles 8 de agosto último estuvimos en el Registro Único de Aspirantes a Guarda con fines Adoptivos (RUAGA) para una nueva reunión, esta vez con la licenciada Mariela Fernández (asistente social) y la licenciada Valeria Medina (psicóloga). Allí tuvimos un quiebre. Si bien sabemos que la espera es larga y puede no tener un final feliz, el sistema es demasiado perverso, al menos para nuestra familia.

Mirá también

Neuquén: tuvieron un bebé con ellos por 20 meses, pero la Justicia les niega la adopción

En el mes de mayo decidimos ampliar la edad del niño/a, la cual en origen era hasta 5 años, y nosotros la ampliamos a 9. A raíz de ello, nos citaron para nuevas entrevistas en la sede de RUAGA y la visita a nuestro hogar. Nos comentaron que nuestro hijo debía estar presente, (sólo porque el protocolo así lo exige), cuando hoy está más tranquilo, ya que la ansiedad dejó paso a una relativa conformidad; es someterlo nuevamente a un grado de ilusión y ansiedad que no queremos que transite nuevamente. Consideramos que es injusto e innecesario para un niño y que todo lo que la psicóloga o nosotros podemos decirle no es más que remover un sueño prácticamente imposible.

Mirá también

En 3 años se duplicó la cantidad de procesos de adopción en marcha

 También nos llamó la atención que no supieran que nos presentamos a una de las “búsquedas exhaustivas” (81), estas son búsquedas puntuales y especiales y que se extraviaran papeles firmados el 15 de mayo de 2018 último, justamente para ampliar la búsqueda. Debimos volver a escuchar las mismas preguntas que tantas veces ya respondimos, como la falta de una respuesta a nuestra última entrevista por búsqueda exhaustiva.También vienen a mi memoria en estos años pasados, cuando tras mi insistencia le solicité a RUAGA una copia del expediente para contar con algo, esa manía que tenemos los seres humanos de tener algo, como si contar con una copia nos procuraba cierta tranquilidad. ¡Cuántas veces lo habré releído!, me hacía sentir más cerca del ser que estábamos esperando. Durante la entrega del mencionado documento, Silvia, quien representaba en aquel momento la Institución, me preguntó el porqué de nuestra búsqueda, y cuando en algún momento de la charla mencioné que nuestro hijo estaba muy ansioso con la misma, la señora me respondió muy determinada, que “iba a ser más fácil si le comprábamos un perro antes que esperar a un hermano”.

Mirá también

Tienen más de 8 años, buscan una familia y casi nadie los quiere adoptar

  Ante ello, creemos que es necesaria una nueva ley de adopción.¡Cuantos niños pasarán su más tierna infancia en situación de calle, con frío, rodeados de violencia, peligros o simplemente esperando tener una familia que los contenga, eventos que lo marcarán de por vida! ¡Cuántas parejas y familias podrían darle tanto amor, cuidado y contención!

Mirá también

Aborto: ¿qué significa el pañuelo rojo?

Están manejando relaciones humanas. No somos máquinas. No queremos ser un número, sino una familia que se complete con la llegada de un niño o niña. Y digo que es una triste decisión porque el amor está intacto. Seríamos más felices si llegara a nuestra hogar una persona, a la que le daríamos todo nuestro amor y atención, pero no estamos dispuestos a someter a nuestro niño de 9 años a las mismas preguntas que hace cuatro años atrás.Nos sentimos desgastados y absolutamente desilusionados de un sistema que nadie sabe aún cómo abordar, desde lo administrativo hasta lo legal”.Adriana Salice y Alejandro Luzziniadrianasalice@hotmail.comEL COMENTARIOPor César DossiProtocolos que despedazan la sensibilidadEn la Ciudad, hay 1.100 personas o parejas anotadas para adoptar, y 300 niños. Desde 2014, de 95 acciones con fines adoptivos, en 2017 pasaron a ser 178, según datos del Consejo de los Derechos del Niño. Esto quiere decir que en 3 años se duplicó la cantidad de procesos de adopción en marcha. Son números alentadores para aquellos que aún esperan formar de esa manera una familia.La calidez de la adopción se fue escarchando con cada balde de burocracia”.Hoy nos escriben Adriana y Alejandro. Ellos no pudieron adoptar: el sistema los desgastó. Les endulzaron los oídos, pero se llevaron finalmente un sabor amargo. Les hablaron de exigencias de protocolos que despedazaron la sensibilidad, y la calidez de la adopción se fue escarchando con cada baldazo de burocracia. Viejas, más y nuevas entrevistas, preguntas que ya tuvieron sus respuestas en aquellos encuentros, expedientes perdidos y, el remate demoledor: “Va a ser más fácil si le compran un perro antes que esperar a un hermano”. La sentencia se refería a Joaquín, que estaba lleno de ansiedad, y la ilusión de tener un hermano lo enorgullecía. Hoy, luego de los golpes bajos, Adriana y Alejandro se atan el pañuelo rojo al cuello y claman por una nueva ley de adopción que tenga otra mirada, que se acomode a distintas situaciones o propuestas más accesibles, y que contemple los sentimientos de aquellos que desean abrigar con la adopción.Que esa nueva ley, que se gesta entremezclada con otros pañuelos que exigen la mudanza de viejos paradigmas, sirva también para aceitar los engranajes que respaldan los derechos de los niños que quieren tener una familia y crecer en ella. Porque… “el amor está intacto”.​​​DISTINCIÓNEl periodista Osvaldo Pepe, anterior editor de Cartas al País y Lectores de Clarín, será designado Personalidad Destacada de la Cultura de la Ciudad debido a su desempeño de más de 45 años en diversas redacciones de la prensa gráfica. La distinción fue una iniciativa del Defensor del Pueblo de la CABA, Alejandro Amor, aprobada por la Legislatura porteña.Para los lectores interesados, el acto será el próximo martes 21, a las 18, en el Salón Presidente Perón, entrada por Perú 160. 

Tarjeta de invitación para presentar en la Legislatura porteña.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *