Daniel Arzani, el más joven del Mundial y que Pep Guardiola ya mira con cariño

No golpearon la puerta de su humilde casa. Y las cartas, ahora, se reconvirtieron en mensajes por whatsapp. Una vez confirmada la citación, no tuvo la necesidad de salir corriendo y gritando. Sí tuvo el sueño más lindo que pudo tener y, como le ocurrió al pibe del tango, cree también que le espera la consagración. Daniel Arzani apenas suma un par de minutos en el seleccionado de Australia y fue una de las sorpresas en la nómina de los 23 convocados. Ya es parte de los 736 futbolistas que participarán en el Mundial de Rusia, pero tendrá el honor de ser el más joven de todos. De origen iraní, nació en Lorestán el 4 de enero de 1999 y llega a la máxima cita con 19 años y 5 meses. Igualmente, el récord histórico que estableció Norman Whiteside en España 1982 seguirá vigente. El delantero norirlandés fue incluido como titular en el empate sin goles ante Yugoslavia, el 17 de junio, cuando tenía 17 años y 41 días. La decisión del entrenador Bert van Marwijk de convocar al juvenil extremo del Melbourne City FC causó un fuerte impacto, a solo cinco meses de su explosiva aparición en la liga australiana. Su velocidad, despliegue, habilidad y buen manejo del balón lo convirtieron en una de las figuras relevantes del equipo. Jugó 25 partidos, marcó dos goles, dio tres asistencias y fue quien más gambetas realizó en la temporada. Además, en enero fue elegido como el mejor futbolista juvenil de la A-League.Tim Cahill, el veterano de Australia que jugará su cuarto Mundial, le da la bienvenida al juvenil Arzani. (Foto Goal) El campeón de la Premier League inglesa, Manchester City, ya mostró su interés en adquirir su pase. “En este momento sería inútil si se va y no juega. Necesita hacerlo en un ambiente competitivo. Como muchos jugadores jóvenes que han abandonado Australia, se han ido y han regresado rápidamente. No tenemos intenciones de venderlo”, argumentó Brian Marwood, el director ejecutivo del Melbourne City Football Group. En Australia muchos trazan un paralelo con Tomas Petar Rogić, volante ofensivo de 25 años que actualmente juega en el Celtic escocés. Sus destrezas lo llevaron a participar en 2011 en la Academia de Fútbol de Nike, luego de ganar The Chance, una competición junto a otros ocho juveniles futbolistas entre 75.000 participantes de todo el mundo.La pelota al pie, una acción que identifica a Arzani. (Foto The Guardian) Arzani nació en Irán, pero a los siete años emigró junto con su familia a Australia. Comenzó a jugar en 2014 en el Instituto Australiano del Deporte (FFA Centre of Excellence), donde permaneció una temporada y anotó dos goles en veinte partidos. En 2016 pasó al equipo reserva del Melbourne City FC, jugó seis encuentros y convirtió el tanto en la final de la Liga Nacional Juvenil A-League. Su debut con el primer equipo se produjo el 2 de agosto de 2017, en un encuentro de la FFA Cup contra el Floreat Athena FC. El entrenador portugués Carlos Queiroz realizó un seguimiento especial en los últimos meses sobre Arzani. Los testimonios y el análisis de video que recogió le advirtieron sobre el potencial y las cualidades futbolísticas del juvenil, quien solo había representado a Australia en los seleccionados juveniles Sub 17 y Sub 20, por lo que bien podía convencerlo para tenerlo en el plantel de Irán. Rápidos de reflejos, los dirigentes de la Federación australiana y el DT Bert van Marwijk decidieron convocarlo entre los 23 que competirán en el Mundial. Su debut fue el 1° de junio, en la goleada 4-0 ante República Checa, al ingresar a seis minutos del final del amistoso de preparación en reemplazo de Mathew Luckie.El momento de su debut en el seleccionado australiano, al ingresar por Luckie. (Foto @Socceroos) Cuando estaba en el colegio, Arzani había confesado que su sueño era ser neurocirujano. Sin embargo, el fútbol lo atrapó rápidamente. En su casa se deleitaba a toda hora con una pelota junto con su hermano Ben. “No había marcos ni cuadros en las paredes porque siempre terminaban en el piso cuando los chicos jugaban. Eran infatigables, parecían no cansarse nunca”, confesó su madre Sima. Su padre, John, acreditó la anécdota. “Ha roto muchas copas y muchos platos, lo que me ha costado muchísimo dinero”, dijo. Sin embargo, es el fanático número 1 de su hijo y lo alentó en este sueño: “Deseo que Daniel haga que Australia se sienta orgullosa de él y eso permitirá también que la familia del fútbol se sienta orgullosa de él. Tiene todas las condiciones para hacer un buen papel en el Mundial, muchos se sorprenderán al verlo”.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *