“Boca y Dulce”, el condenado por matar y violar que se fugó dos veces de la misma manera

Desde que se enteró que Oscar Rodríguez (54) está libre, no puede dormir tranquila. Teme que el hombre que la violó hace 13 años vuelve a atacarla. Al igual que cuando abusó de ella, el prófugo se escapó de la cárcel aprovechando una salida transitoria y burlando todos los controles. La dura historia tiene como protagonista a una docente de la ciudad tucumana de Concepción. Según informaron fuentes del caso a La Gaceta, en abril de 2005 la víctima esperaba en la ruta un transporte para ir a estudiar cuando un camionero se ofreció a llevarla. En el camino, el hombre la amenazó con un arma y la violó. Mirá también La lucha sin fin de Paula: tardó 17 años en meter presos a sus abusadores y ahora denunció a los fiscales por “desidia”Los investigadores descubrieron luego que el abusador era Rodríguez, conocido con el apodo de “Boca y Dulce”, quien en ese momento debía estar preso. En 1997 había sido condenado a 20 años de cárcel por un homicidio. Antes de cumplir la mitad de la pena recibió un permiso para una salida transitoria y nunca volvió a la cárcel. Rodríguez estuvo dos años prófugo. Cayó en una casa de la ciudad de Simoca, donde también lo acusaban de haber secuestrado y abusado de una chica de 13 años. La Justicia sumó todos los cargos y le unificó la pena a 38 años de cárcel.Mirá también La vida tras un abuso: “Me dejaron sola y este tipo está libre, puede violar a otras”Pero “Boca y Dulce” nunca pensó en pasar todo ese tiempo tras las rejas.El jueves de la semana pasada, recibió un permiso para una salida transitoria por “estrechamiento de vínculos”. Poco importaron sus antecedentes de mala conducta y que días antes hubiera protagonizado un violento motín en la cárcel de Concepción.Por orden del juez de ejecución penal Roberto Guyot, Rodríguez, el detenido fue trasladado por agentes del Servicio Penitenciario hasta la casa de su pareja, en Simoca. Debían pasarlo a buscar a las 17. Fuentes del caso informaron que antes de esa hora la mujer llamó para contar que “Boca y Dulce” no estaba por ningún lado. “Uno trata de encontrarle una explicación a lo ocurrido con ese hombre y otra vez aparece la negligencia”, explicó el abogado de una de las víctimas. Hasta este viernes no había información sobre su paradero y los investigadores no descartan que se haya refugiado en alguna provincia vecina.Mientras tanto, el miedo de sus víctimas temen que pueda volver a atacar. “La fuga de Rodríguez reavivó en mi cliente los daños psicológicos que sufrió durante el ataque. Y uno trata de encontrarle una explicación a lo ocurrido con ese hombre y otra vez aparece la negligencia”, explicó a La Gaceta el abogado Sergio Faiad, quien representa a la docente abusada en 2005.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *