Nueva “casa del horror”: el hombre detenido por torturas a sus hijos dijo que él es “un padre amoroso”

La existencia de una nueva “casa del horror” en California, EE.UU., se difundió en las últimas horas. Al menos ocho de diez hermanos de entre cuatro meses y doce años de edad contaron a la Justicia que eran víctimas de maltratos y abusos desde hace años en su casa de Fairfield, localidad ubicada al noreste de San Francisco. Por esos hechos, Jonathan Allen (29), padre de los menores, está detenido y enfrenta cargos por tortura, abuso infantil y por poner en riesgo la vida de los menores. Mientras que Ina Rogers (31), madre de los chicos, está detenida desde este miércoles después de haber sido encarcelada inicialmente y haber recuperado la libertad tras pagar una fianza de US$ 10.000.Mirá también Otra “casa del horror” en California: los acusan de torturas y abusos contra sus diez hijosDesde la cárcel, Jonathan Allen dio una entrevista al canal KCRA, de Sacramento, en la que dijo que él no era un “monstruo”. “No soy cien por ciento perfecto, no soy perfecto. Nadie es perfecto, pero no soy un animal, no soy un torturador y no soy un monstruo”, señaló, según reprodujo la cadena NBC.Ina Rogers (centro) en la Corte Superior del condado de Solano, en California, EE.UU. (AP).”No soy un padre cruel. (…) No soy un padre cruel en absoluto. Soy el padre más amoroso que podría ser”, dijo Allen.El hombre afirmó que nunca había azotado a sus hijos, aunque podría haberles alzado la voz en algún momento. Y contó que practica la Cábala o misticismo judío. “Vivo una vida muy espiritual”, aseguró, al tiempo que atribuyó a enfrentamientos y venganzas familiares las acusaciones que pesan sobre él. “Quiero que la Policía sepa que no soy un animal”, insistió. Acerca de cómo estaba después de su arresto, Allen le dijo a la KCRA que pasa un momento “extraordinariamente difícil”, después de que lo separaran de su esposa y sus hijos.El baño de la casa de Ina Rogers y Jonathan Allen estaba lleno de excrementos de animales (YouTube / KTVU).Y cuando se le pidió que respondiera sobre las denuncias específicas de abuso, Allen dijo que las declaraciones de sus hijos responden a un “lavado el cerebro”. “Mire otros casos: se ha demostrado que las personas lavan el cerebro a los niños. Se ha demostrado que las personas implantan elementos en el cerebro de los niños. Cualquier médico podría mirar a estos niños, es por eso que ni siquiera sé por qué estoy aquí”, dijo Allen, según cita la edición online de People.Ina Rogers (izq.) y su esposo, Jonathan Allen (der.) (EFE).”Quiero decirles (a mis hijos) que los amo y que esto pasará”.Por su parte, Ina Rogers fue ingresada este miércoles en una prisión local luego de que la Fiscalía del Condado de Sonoma, al norte de California, la acusara formalmente de nueve cargos por golpear y torturar a sus hijos y le fijara una fianza de US$ 495.000. Una denuncia echó luz sobre el casoEl caso salió a la luz cuando las autoridades respondieron a una llamada por la desaparición del hijo mayor de la familia y que dio pie el lunes a la detención de Ina Rogers –por negligencia– y de su esposo.Mirá también Locura y atrocidades en tres historias de “casas del terror”El chico desaparecido, de doce años, fue encontrado dormido debajo de un arbusto en el patio de una casa cercana, dijo la Policía.De acuerdo a la Fiscalía, los agentes encontraron en la vivienda familiar a los chicos con heridas y cicatrices producidas por armas punzantes, así como quemaduras y hematomas a causa de disparos con pistolas de perdigones.Ina Rogers en la Corte Superior del condado de Solano, en California, EE.UU. (AP).La Fiscalía asegura que los nenes, hallados en la sala de la casa, regada de “inmundicia” y heces, fueron sometidos a torturas como ahogamiento simulado, entre otras crueldades.Sharon Henry, vicefiscal del Condado, dijo incluso que los menores fueron torturados “con fines sádicos”.Mirá también Video de Clarín: todo lo que se sabe hasta ahora de la “casa del terror”La acusaciones a la pareja se da cinco meses después de que las autoridades del sur de California arrestaran a los esposos David y Louise Turpin, acusados de maltratar y mantener secuestrados a doce de sus trece hijos en su hogar.Ina Rogers y Jonathan Allen comparecerán de nuevo en la corte el próximo 24 de mayo.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *