“He sido miserable cada día de mis 128 años… Esto es un castigo de Dios”

Koku Istambulova, chechena, derrumba el mito de la calidad de vida: “No he tenido un solo día feliz y no tengo ni idea cómo llegué a esta edad”.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *