La triste historia de vida de “la novia” de Superman: bipolaridad y adicciones

Este domingo, a los 69 años, murió Margot Kidder, más conocida como Luisa Lane, la novia de Superman (en la versión con Christopher Reeve).Lo que pocos sabían era la triste historia con la que lidiaba Margot: sus problemas no empezaron con su protagónico en Hollywood, sino que se emiten a su adolescencia: una enfermedad mental no la dejaba vivir en paz desde entonces.El estadounidense Christopher Reeve y la actriz Margot Kidder. (EFE).Mirá también Murió Margot Kidder, famosa por su papel de Luisa Lane en las películas de SupermanApenas se conoció la noticia de la muerte de la actriz, los medios más sensacionalistas no tardaron en hablar de “la maldición de Superman”, que vincula las cinco muertes de los actores relacionados con el personaje a lo largo de los años.El primer actor que dio vida al superhéroe, Bud Collyer, murió por problemas circulatorios “leves”. George Reeve, que encarnó el personaje en la serie de televisión de los años ’50, fue encontrado muerto de un disparo en la cabeza. Chistopher Reeve, se quedó tetrapléjico tras caer de un caballo y murió de un ataque al corazón. Y lo mismo ocurrió con su compañero de reparto Richard Pryor.Margot Kidder durante la convención “Monsterpalooza” en los Estados Unidos. (DPA). A los 14 años, Margot tomó un puñado de pastillas para dormir porque un novio la había dejado y sufría alucinaciones. Esa fue la primera señal de alerta. Según ella manifestaba años después, “a nadie se le ocurrió enviarme a un psiquiatra, pensaron que solo era una adolescente con el corazón roto”.A pesar de los múltiples episodios que sufrió, recién en 1988 la diagnosticaron bipolaridad. Sin embargo, ella se negaba a aceptar la enfermedad y a la medicación.Así, le hacía frente a “sus monstruos” mediante la actuación: “Pensaba que al actuar yo podía dejar salir a mi ser real y curarme”.Margot Kidder y Christopher Reeve. (DPA). Margot no dudó en aceptar papeles pequeños en series de televisión y en películas de todo tipo. Entre sus filmes más conocidos se cuentan The Amityville Horror, Willie & Phil y Maverick. Tras lidiar con hombres que la maltrataban y con dificultosos divorcios, llegó el accidente que le cambió la vida: en 1990 un choque automovilístico la dejó parcialmente paralizada (y arruinada económicamente, debido a los costos médicos tuvo que pagar por su tratamiento).En 1996 sobrevino el peor momento de su patología: se obsesionó con que su primer marido, el novelista Thomas McGuane, y la CIA estaban tratando de matarla “porque las memorias que estaba escribiendo podían cambiar el mundo”.Margot Kidder y una estatua de “su amado”. (REUTERS).Relatan periodistas cercanos que “estando en un aeropuerto de Los Ángeles, veía agentes y asesinos en todas partes, gritaba a otros viajeros, arrojó su bolso porque creía que había una bomba en él y huyo de un cajero automático porque pensó que iba a explotar”. Después del incidente que la dejó en ridículo ante todo el mundo, desapareció durante varias semanas. El plan para “camuflarse”: durmió junto a un vagabundo en una “casita” de cartón. Para que no la reconocieran se rapó el pelo. En ese tiempo, sus hermanos y su hija, Maggie McGuane, la buscaron desesperadamente.En un momento de lucidez, se refugió en un patio y le dijo a la dueña de la casa: “Puede que no me reconozca, pero soy Margot Kidder”. Luego de ese episodio, finalmente aceptó el diagnóstico de su enfermedad, aunque continuó rechazando el tratamiento tradicional, reemplazándolo con terapias alternativas como la acupuntura y los remedios a base de plantas medicinales.Más tarde, se instaló en una casa alquilada cerca de Vancouver. Y aunque pudo mantenerse estable por un tiempo, nunca se recuperó económicamente, y su cuerpo no volvió a ser el mismo después de la adicción a las píldoras y al alcohol. “Mejor borracha que loca”, era su lema.”Pobre Margot, Siguió fabulando hasta el día de su muerte”, aseguraron desde su entorno.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *