Una decisión correcta y los “difíciles”

La gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, comentó que no había estado segura de ir a la cena de Cippec pero que finalmente decidió estar y concluyó que había tomado la decisión correcta. Su interlocutor le respondió que con tantos ministros en el salón Rojo de La Rural podía aprovechar a hacer los pedidos de todo lo que necesitara, alguna obra por ejemplo.Pero no sólo hubo ministros y funcionarios importantes de Nación, Ciudad y Provincia (Marcos Peña, Rogelio Frigerio, Guillermo Dietrich, Patricia Bullrich, Andrés Ibarra, Adolfo Rubinstein, Carolina Stanley, Alejandro Finocchiaro, Mario Quintana, Fernando De Andreis, Federico Salvai, Fabián Perechodnik, Leonardo Sarquís, Gustavo Ferrari, etc), sino también esas que muchos llaman las “figuritas más difíciles”.Entre los gobernadores se destacaron cuatro de los cinco patagónicos: Omar Gutiérrez (Neuquén); Alberto Weretilneck (Río Negro); Mariano Arcioni (Chubut) y Bertone. También el entrerriano Gustavo Bordet, el santafesino Miguel Lifschitz, el chaqueño Domingo Peppo, el jujeño Gerardo Morales, el salteño Juan Manuel Urtubey, Gustavo Valdes (Corrientes) y María Eugenia Vidal (también su vice Daniel Salvador) y Horacio Rodríguez Larreta (y su vice Diego Santilli).”Estoy buscando a mi papá”, dijo en un momento Marco Lavagna, diputado del Frente Renovador en referencia al economista Roberto Lavagna, su padre, ex ministro de Economía y hoy un puntal de Sergio Massa.Otro que estuvo y que pocas veces circula por lugares tan públicos es el cónsul general de Singapur, Nicolás Caputo, estratégicamente ubicado muy cerca de la mesa principal.También fue uno de los vicepresidentes de la UCR, Federico Storani, en los últimos años custodio de un muy bajo perfil en eventos sociales de esta naturaleza. Pero Julia Pomares, directora ejecutiva de Cippec, fue impulsora de la reforma política en el Ministerio del Interior que dirigía el radical durante el gobierno de la alianza y como otros años, la acompañó en la gala.También estuvo Inés Weinberg de Roca, jueza del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad y candidata a Procuradora Nacional en el lugar que dejó Alejandra Gils Carbó. La jueza evitó con amabilidad responder sobre su postulación aunque se la notó contenta con la posibilidad de ser designada, votación mediante del Senado nacional.Y los que se dejaron fotografiar de a dos, en general intentan evitarlo, fueron el jefe de gabinete bonaerense Federico Salvai y su mujer la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley. También en su casa su padre Guillermo Stanley, miembro del consejo asesor de Cippec. Al verlo no faltó quien preguntara: ¿Será el padre de la futura candidata a vicepresidenta?Seguí leyendo 

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *