La “lista negra” del neofascista Viktor Orban

El neofascismo creciente en algunos países de Europa del Este se parece cada vez más al fascismo clásico. Un semanario próximo al primer ministro húngaro Viktor Orban publicó la semana pasada una lista de 200 personalidades que según la versión de Orban estarían a las órdenes del financiero y filántropo estadounidense de origen húngaro George Soros.Soros, de 87 años, es judío –sobreviviente del Holocausto- y la bestia negra de un Orban que ve su mano en todas las críticas que recibe por la deriva autoritaria en la que lleva años metiendo a su país y que le ha valido expedientes de la Comisión Europea y tirones de orejas de la OSCE y de la Administración estadounidense en la época del presidente Barack Obama.Manifestantes protestan contra las políticas del Vikotr Orban, en Hungría. / AFPMirá también El premier de ultraderecha Viktor Orban gana las elecciones en Hungría La última campaña electoral de Orban, que renovó su mandato la semana pasada, se centró en atizar el odio contra los migrantes, contra Bruselas y contra Soros.Orban había dicho en plena campaña electoral que tenía una lista de 2.000 personas pagadas por Soros para “derribar al gobierno” y que, después de las elecciones iba a arreglar cuentas. Acusaba a esas personas de ser “mercenarios” y “enemigos del Estado”.En una entrevista en la radio pública del país, Orban llegó a decir: “sabemos quiénes son, sabemos sus nombres y sabemos cómo trabajan para transformar Hungría en un país de inmigrantes”. El semanario ‘Figyelo’, una publicación económica de prestigio hasta que en 2016 fue comprada por Maria Schmidt, aliada de Orban, publicó el jueves, apenas cuatro días después de los comicios, los nombres y apellidos de 200 de esas personas en una nota titulada “Los hombres del especulador”, en referencia a Soros. La lista incluye académicos, dirigentes de ONGs de derechos humanos de prestigio como Amnistía Internacional, Human Rights Watch o Transparencia Internacional, abogados defensores de refugiados, periodistas e intelectuales. Y a varios profesores de la Universidad Centroeuropea de Budapest, un centro privado financiado en parte por Soros y del que ha surgido en las últimas dos décadas buena parte de la élite de los países de Europa Central.El rector de esta universidad, el intelectual canadiense Michael Ignatieff, dijo que la publicación de la lista es “un intento flagrante de intimidación que es peligroso para la libertad”.El gobierno de Orban intenta desde hace más de un año cerrar esta universidad con el argumento de que recibe financiación extranjera. Ese avance le valió la apertura de un expediente por parte de la Comisión Europea, que mantiene al país bajo vigilancia por su deriva autoritaria. Orban no piensa frenar. Su Ejecutivo ya prepara una ley para que todas las organizaciones como ONGs que reciben fondos del extranjero (Soros financia en parte a algunas de ellas, principalmente a las que defienden los derechos humanos) necesiten permisos especiales del Ministerio del Interior para ejercer sus actividades. El semanario que publicó la lista se defiende. En un comunicado, difundido por varias agencias, asegura que las reacciones a la publicación del artículo son “histéricas”. Pero lejos de calmar el escándalo soltó una especie de amenaza al afirmar que la lista publicada “está lejos de ser completa”.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *