Eduardo Berizzo, el héroe invisible del Sevilla que asombra en Europa

Eduardo Berizzo no está sentado en el banco de las celebraciones, ahí en Old Trafford. Pero conoce a cada uno de los que ahora festejan una clasificación histórica: con el 2-1 ante el Manchester United, el Sevilla accede por segunda vez en su vida de 128 años a los cuartos de final de la Champions League. Las imágenes que recorren el mundo lo exhiben a Vincenzo Montella -el actual entrenador- con una sonrisa que no le cabe en la cara. Pero este hito del equipo andaluz tiene otro héroe invisible. Sucede que el Toto fue quien armó este plantel y quien lo condujo hasta esta instancia, tras superar las fases de Play Off y de Grupos. Y corresponde decirlo: el técnico italiano administró con acierto lo que Berizzo había edificado.El Sevilla festeja su victoria memorable en Old Trafford. (AFP)El 22 de diciembre del año pasado, por decisión de la Junta Directiva, Berizzo se tuvo que ir. Estaba sólido en la Liga (33 puntos en 17 fechas), seguía con vida en la Copa del Rey (ahora accedió hasta la final, que se disputará el 21 de abril ante el Barcelona, en el Wanda Metropolitano) y había accedido hasta los octavos de final de la Champions con apenas una derrota en ocho partidos, con el Sánchez Pizjuán invicto. El Sevilla tomó en aquella penúltima semana del 2017 una decisión antipática: echó a un hombre que incluso a pesar de tener que superar una operación (por un cáncer de próstata) había ofrecido un trabajo impecable. Armó un equipo audaz, competitivo, con identidad, con resultados valiosos. El dato es un dolor: le pusieron fin a su ciclo 24 días después de su intervención quirúrgica. Cuentan que a los dirigentes les molestaba que priorizara a Guido Pizarro y que no incluyera a Steven Nzonzi. Mirá también Sevilla echó al Toto Berizzo pese a su delicado momento de saludMirá también Eduardo Berizzo: “Necesitaba decirles a los jugadores que su entrenador estaba con ellos”Merecía estar en el Teatro de los Sueños, ahí en Manchester. Y de algún modo estuvo. Porque ese equipo que se plantó con autoridad frente al United tiene su impronta. Esa que mostró con aquel Celta desinhibido al que condujo en su primera experiencia en España. Esa que mantiene este Sevilla.Mirá también Berizzo, el creador del perfecto cuento gallegoEsos rasgos aprendidos en los días no tan lejanos de Berizzo aparecieron, sobre todo, en el segundo tiempo. En esa etapa, aprovechó los espacios que el equipo de José Mourinho ofrecía. Le convirtió dos goles en cuatro minutos y, de contraataque, se asomó a la posibilidad de la goleada. Le faltó contundencia. Mirá también Sevilla amargó al Manchester United de Mourinho en Old TraffordHubo un protagonista central en el triunfo que se festejará por varios días y varias noches en el barrio de Nervión y que se recordará por unas cuantas temporadas. Se llama Wissam Ben Yedder. Tiene 27 años, nació en Sarcelles (Francia), hijo de tunecinos, usa el número nueve y juega de nueve. Entró a los 27 del segundo tiempo; seis minutos después con sus dos apariciones había resuelto la eliminatoria. Lo quiso el destino: Ben Yedder fue el autor del último gol del ciclo de Berizzo. Sucedió el 20 de diciembre, frente a la Real Sociedad, en Anoeta. Ese día, había sido titular. No alcanzó para evitar la derrota en el País Vasco.”Gesta histórica”, dice el Diario de Sevilla. Esa ciudad, cuentan, es ahora una fiesta. Es lógico: el equipo, archirrival del Betis, accedió luego de seis décadas al top 8 en la máxima competición continental. Hasta la noche de Old Trafford su especialidad era otra: con cinco títulos en la Europa League (todos entre 2006 y 2016) es el más ganador de ese torneo. Ahora, deberá demostrar que también puede ser copero entre gigantes. “Perdí yo, seguramente cometí errores”, dijo Mourinho, con cara de vencido, en la conferencia de prensa del United. Este Sevilla, construido por el héroe invisible, dejó al portugués -autoproclamado The Special One- en el lugar que menos le gusta: en el rincón de los cuestionados.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *