Por primera vez, se usará la figura de “travesticidio” en un juicio oral y público

El viernes, cuando empiece el juicio oral y público por el asesinato de Diana Sacayán, los fiscales pedirán por primera en la historia argentina que sea contemplado como un travesticidio, según confirmaron a Clarín fuentes judiciales de la causa. No se tratará del único agravante: la fiscalía también pedirá que los tres magistrados del Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N° 4 consideren que el homicidio se trató de un crimen de odio, característica que hasta ahora nunca se contempló en la condena por el asesinato de una travesti. Mirá también El asesino del triple crimen de Guaymallén había cambiado su apellido para ocultar su pasado violentoSacayán se definía como travesti y era una referente en la reivindicación de los derechos de ese colectivo. Coordinaba el Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación, fue secretaria alterna de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex para América Latina y el Caribe, y formaba parte del equipo técnico del área de Diversidad Sexual del INADI.El 13 de octubre de 2015 fue encontrada muerta en su departamento de Flores: tenía 27 lesiones -13 de ellas eran puñaladas-, estaba golpeada, atada de pies y manos, y sus asesinos -la pericia demostró que hubo dos autores materiales- la habían dejado en un rincón, debajo de un colchón sobre el que había pilas de ropa y papeles. Mirá también Las amigas de Paulina Lebbos: “Fue ella, pero podría haber sido cualquiera de nosotras”El asesinato se produjo menos de un mes después de que la provincia de Buenos Aires sancionara la ley de cupo laboral trans: Sacayán fue una de las impulsoras más visibles de esa legislación que aún no está vigente por no haber sido reglamentada. La fecha del homicidio que logró determinar la autopsia, entre el 10 y 11 de octubre de ese año, coincidía con el Encuentro Nacional de Mujeres que tuvo lugar en Mar del Plata: las compañeras de militancia de Sacayán se alarmaron al notar que no llegaba a esa convocatoria.Por el crimen está procesado Gabriel Marino, de 25 años, que cumple prisión preventiva desde 2015. Según describió Lucila Sánchez, abogada de la querella encabezada por el hermano de Diana Sacayán, “Marino y Diana tenían una relación ocasional, se veían desde hacía quince días”. Los fiscales Mariela Labozzetta, titular de la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres, y Ariel Yapur pedirán que sea penado con prisión perpetua. El INADI también es querellante en la causa. En su declaración, según confirmaron fuentes de la causa, Marino sostuvo: “Yo no tengo nada que ver, estoy escrachado por todos lados por asesinar a un puto”.”En el caso de Diana, vamos a pedir que se tengan en cuenta dos incisos del artículo 80 del Código Penal: el 4, que se refiere a los crímenes de odio, y el 11, que se contempla en todo caso de femicidio”, explicó Sánchez. El 4 contempla como agravante que el asesinato se produzca “por placer, codicia, odio racial, religioso, de género o a la orientación sexual, identidad de género o su expresión” y el 11 pide perpetua cuando una mujer es víctima de un crimen “perpetrado por un hombre y mediare violencia de género”. Fuentes de la causa explicaron que el inciso 11 se contempla ya que lo que prima es cómo la víctima autopercibe la identidad de género, y que consideran que es un crimen de odio dados “los signos de ensañamiento que exceden claramente la mera intención de matar”.”Que se apliquen los dos incisos tiene que ver con el derecho a la verdad y a que se siente un precedente en la Justicia que visibilice la violencia de la que es víctima el colectivo travesti”, reflexionó Sánchez, y agregó: “La figura de travesticidio no está contemplada como tal en el Código Penal, pero que los fiscales la propongan por primera vez puede ayudar a que las cosas empiecen a llamarse por su nombre y a que se empiecen a valorar más las vidas de un colectivo cuya expectativa de vida no supera los 40 años. Y a que el Estado contemple las obligaciones que tiene para proteger sus vidas”.Las fuentes de la causa estiman que el juicio puede llevar unas cinco audiencias. Aún se investiga la identidad de quien habría sido cómplice de Marino, en caso de que los jueces -dos varones y una mujer- lo encuentren culpable. “La Justicia tiene la oportunidad de pronunciarse sobre la muerte del colectivo trans y travesti y considerar que el odio hacia la identidad de género constituye un agravante”, enfatizó Sasha Sacayán, hermano de Diana. Junto a amigas y compañeras de militancia de la referente, estará el viernes en el Palacio de Tribunales. Espera justicia.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *