María Eugenia Vidal recortó el subsidio destinado a los hipódromos bonaerenses

María Eugenia Vidal decidió reducir el porcentaje de subsidio que el Estado provincial aporta a la actividad hípica. Será un recorte de casi 300 millones de pesos en los fondos que se destinan para premios, organización y logística en los hipódromos que funcionan en el territorio bonaerense.Es, para la gobernadora, una cuestión de prioridades: “Ese dinero lo vamos a usar para la remodelación de hospitales o la construcción de viviendas. El gobierno debe dar el ejemplo y poner los recursos donde la gente los necesita”, explicó Vidal en la Gobernación cuando informó sobre la modificación del artículo 29 de la Ley 13.253 que fija el porcentaje de subsidio a la actividad hípica. Pasará del 12% sobre lo recaudado en las tragamonedas, como es ahora, a un 9% de ese fondo.El año pasado, el Instituto de Lotería Provincial derivó casi 1.000 millones de pesos por ese concepto. En 2018 la proyección era de 1.300, pero con el recorte quedará casi igual que el año pasado. “Se pueden construir 1.000 casas; comprar 650 ambulancias; remodelar 30 guardias o hacer 125 kilómetros de rutas con ese dinero”, graficaron en La Plata. Mirá también María Eugenia Vidal: “Vamos a restringir gradualmente la oferta del juego legal”Vidal ya mostró señales de que busca achicar la participación estatal en el juego. En enero se confirmó que la Provincia cerrará tres casinos (Necochea, Mar de Ajo y Valeria del Mar) y que cesara la concesión de uno de los 45 bingos que están abiertos en todo el territorio. Sostiene esa política como lucha contra “las mafias” de las apuestas clandestinas y para reducir la ludopatía que, aseguran en el gobierno, impacta sobre los sectores mas vulnerables de la escala social.“Detrás del juego hay muchas familias que son víctimas de la ludopatía. El Estado tiene que estar cerca de esas familias y no promoviendo el juego”, dijo la gobernadora.No es la mirada que tienen en la industria hípica. Según dijeron fuentes del sector a Clarín, la actividad genera “más de 40 mil empleos directos e indirectos”, en los alrededores de los circos de carreras. Eso incluye potrilleros, vareadores, jockeys, veterinarios, agronomías y forrajerías, petiseros. “Es el juego menos adictivo de los que hay en el mercado”, aseguran cerca del Jockey Club, la tradicional entidad que además de agrupar a los criadores y aficionados, administra el Hipódromo de San Isidro. Mirá también Vidal lanza la guerra final contra el juegoEn la cámara de bingos de la provincia también cuestionan la decisión oficial. Pascual Isabella, integrante de la entidad consideró que “parece que este gobierno se dedica a cuestionar nuestra industria pero no se ocupan del juego ilegal que factura cinco veces más que el oficial”. Las 45 salas de Buenos Aires están concesionadas y Vidal espera el fin de los contratos para revisar la letra chica. Isabella –que opera la sala de San Fernando- aseguró que “esta actividad está controlada on line y on time por auditorias oficiales. Cada centavo que ingresa se informa al Estado. Y pagamos todos los impuestos y asumimos los aumentos de ingresos brutos”.En la provincia consideran que la actividad hípica tiene recursos para sostenerse: la venta de tickets, las apuestas, la venta de derechos de TV. El dinero de los subsidios se deriva a 13 asociaciones sindicales, integradas por trabajadores relacionados con el hipismo. Ahora, se espera la reacción de los sindicatos. Por las dudas en el Instituto de Loterias tienen algunos papeles para mostrar: las auditorias sobre parte de los 230 millones que se derivaron en 2017 marcan que el dinero se uso, entre otras cosas, para compras de cajas navideñas, cuchillos plateados, alquileres de salones o compras de vinos y espumantes de alto valor.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *