La moda se prepara para pasar el invierno

A pesar de los 40° de sensación térmica del jueves, el invierno no se detiene. Las colecciones ya están en marcha y pronto comenzarán los desfiles, con las tendencias de temporada. El largo midi, el corte sastre, los cuadros, las plumas, los tejidos oversize, las camisas XL, el vinilo y los colores rojo, plata, óxido y mostaza, además del estilo sporty, los maxitapados y los pijamas, que siguen vigentes, ganarán la calle. No importa el retroceso que sufrió el sector textil y la caída en las ventas. La moda avanza. “Si bien han sido dos años muy duros, de retracción del consumo y evolución no favorable para la mayoría de las marcas, nosotros trabajamos mucho para presentar algo diferente y ofrecer una prenda con identidad. La gente comprará mucho afuera, pero al suéter o el tapado de Jazmín igual lo quiere tener”, dice Claudio Drescher, quien analiza la situación de la moda argentina a partir de su doble rol como director general y socio de Jazmín Chebar y presidente de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI).Su firma logró escapar a todas las crisis. Y es la primera entre las que exportan. Ya cuenta con sucursales en Perú, Paraguay, Uruguay y Chile, -donde están abriendo su tercera tienda en Santiago “con un mercado hiper competitivo”, apunta Drescher- y en marzo aterriza nada menos que en China. “Toda una paradoja en mi carrera venderle ropa a los chinos”, dice el directivo a cargo de la expansión internacional de Jazmín. Que una empresa argentina demuestre potencial de diseño y de brandy no es poco para el presidente de la cámara. “El diseño nacional tiene más de 30 años de UBA. Además de Brasil, que cuenta con grandes creadores, la Argentina representa un polo para la región. Pese a la crisis, como empresario hay que asumir desafíos. Las marcas que se preservan son las que tienen personalidad. Hoy no veo una moda que unifique. Veo una moda que identifica”, distingue.El diseño de autor está en pleno auge. Pero, ¿a qué costo? La ropa en Argentina es carísima -se estima que es el cuarto país con la ropa más cara a nivel internacional- debido a los impuestos, alquileres y costos bancarios. Su competencia es el mundo. Drescher calcula que de los 10.000 millones de dólares que los argentinos gastaron en el exterior durante 2017, el 30% estuvo destinado a indumentaria. Sin ir más lejos, “se invirtieron” 1.200 millones de dólares en ropa en Chile. Todas contras, además del aumento de las importaciones.Los diseñadores locales compiten con el mundo. Calculan que el 30% de lo que gastamos en el exterior es en ropa.Sin embargo y llamativamente, a diferencia de otros años, diseñadores y marcas lograron terminar sus colecciones a tiempo, en sintonía con el calendario de desfiles de las principales capitales de moda del mundo. Ésta es la razón por la que hoy ya podemos ver en los locales anticipos de la colección invierno. “Hubo una aceleración en los ritmos de la moda -explica Graciela Zito-. En nuestro caso, simplemente comenzamos a desarrollar la colección un poco antes para adaptarnos al ritmo que marca la industria. Apenas lanzo la colección en el local, comienzo a pensar en la nueva temporada, viajo, analizo tendencias, busco textiles y veo qué es lo que se adapta mejor al estilo de la marca y la clienta argentina. Al mes de lanzar invierno, empiezo con las muestras de verano. Llegar al calce y la calidad requerida, lleva unos dos meses de proceso”, describe.El concepto de temporada todavía se mantiene, aunque hoy la mayoría de las firmas incluye prendas atemporales en todas las colecciones, “como las camisas de seda, los vestidos de noche y los trajes de crepe”, enumera Zito. En un momento “difícil”, como califica, la diseñadora apostó a la venta online con un nuevo sitio de e-commerce y un lookbook más potente. “Adaptarse a los avances tecnológicos, nuevas formas de consumo y expandirse hacia nuevos mercados es una herramienta para remontar la situación y salir airosa”, revela su estrategia.Benito Fernández, por ejemplo, presentó el 29 de diciembre su colección en Invierno en la arena, de Alcorta Shopping, en Punta de Este. “Hace siete años que hago prêt á porter y vendo a 38 multimarcas del interior del país. Esto me lleva a tener todo por anticipado. La preventa se hace normalmente en enero, y en diciembre debemos tener las muestras para el catálogo. También se cuelga invierno antes. Nosotros lo hacemos a partir del 15 de febrero. Los tiempos de una marca son diferentes a los de la alta costura, a los que estaba acostumbrado. De hecho, ya estoy armando la colección verano de 2019”, dice Benito. Con la moda, imposible detenerse.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *