Gael Monfils: “Disfruto cuando la gente se divierte porque hago un tiro diferente”

Nació en París hace 31 años. Desde que se hizo profesional en 2004, pasó por diferentes momentos en su vida personal y en el circuito de tenis más importante del mundo. Pero hay una cosa que no cambió nunca Gael Monfils: su carisma. Recorre el mundo con sus rastas, a veces se tiñe de rubio o experimenta otro peinado y no importa en qué lugar del ranking se encuentre el francés. Tiene un encanto especial y siempre genera atracción.Los fanáticos del tenis se preguntarán qué versión del galo se verá en Buenos Aires. Ya dio alguna respuesta Monfils con su aplastante victoria por 6-1 y 6-4 ante el uruguayo Pablo Cuevas. Comenzó 2018 con el pie derecho por dos razones: no aqueja molestias de la lesión en la rodilla derecha que lo marginó durante casi todo 2017 y arrancó la temporada con algo de suerte, ya que ganó el Abierto de Doha sin proponérselo. “Fue una verdadera sorpresa para mí. Casi no voy a Doha y después se me fue dando y gané. Fue una alegría inmensa, porque mi rendimiento superó todas mis expectativas”, le confiesa a Clarín con una sonrisa permanente, casi sellada, el moreno de 1,93 metro, en la entrevista en un lujoso hotel de Buenos Aires.El español Pablo Carreño Busta, el francés Gael Monfils y el austríaco Dominic Thiem, en Buenos Aires.FOTO: EFEJunto con Rafael Nadal, fueron catalogados como los jugadores que mejores condiciones atléticas muestran. Pero esa misma manera tan física de jugar, casi abusiva contra su propio cuerpo, le trajo algunos dolores de cabeza al lungo que desde 2012, cuando se perdió la mayoría de los torneos importantes, no logra olvidarse de su problema en la rodilla derecha.Una rodilla que comenzó con una tendinitis entre 2004 y 2007 y en la que luego se le diagnosticó un problema en la rótula, el mismo que tiene Andy Murray. Tanto sufrió el francés los dramas físicos, que varias veces barajó la posibilidad de retirarse del tenis. Pero 2018 parece sonreírle al parisino.Gael Monfils, con cuidados en sus rodillas, en 2017.Foto: AP-Con tantos problemas físicos a lo largo de tu carrera, ¿por qué decidiste hacer la gira sudamericana, que suele ser dura para los tenistas?-Hace mucho que tenía ganas de hacer esta gira. Mucha gente me habló maravillas de Buenos Aires y cuando logré calmar un poco mi lesión en la rodilla, me dije: “¿Por qué no arriesgar un poco?” Y bueno, acá estoy. La verdad es que cuando arranqué en Quito, donde perdí con Thiago Monteiro, no pensé que iba a ser tan duro. Jugar en la altura es muy complicado. No tenía el control de la pelota. Así que espero que ese desgaste que tuve no me moleste en Buenos Aires.-¿Con qué expectativas viniste?-Honestamente, lo que vengo a buscar es ganar partidos. Espero recuperarme de ese desgaste y avanzar con un buen tenis y si se puede, tener la chance de pelear por el título. Hay demasiados buenos jugadores acá. Encima los argentinos crecieron un montón, como Diego (Schwartzman). Este torneo cobró mucha jerarquía con el tiempo y que los propios jugadores quieran venir lo hace mejor cada año. Por eso espero estar a la altura.El atleticismo de Gael Monfils, en Roland Garros 2017.Foto: AFP-Para el resto del año, ¿qué versión de Monfils se verá?-Definitivamente, quiero volver a tener un buen ranking, y por supuesto que quiero alcanzar el top 10 lo antes posible. Para eso necesito simplemente estar con continuidad en el circuito y que las lesiones me dejen de castigar. Yo sé que si estoy al 100 por ciento de mi físico, le puedo competir a cualquiera. Y se han visto varias versiones mías por eso, porque pocas veces pude estar plenamente durante toda una temporada.Con sus rastas a cuestas, en Montecarlo 2016.Foto: Reuters-Sos uno de los jugadores más simpáticos y divertidos dentro de la cancha. ¿Sentís que a veces te juega en contra y te distrae de la parte deportiva?-Mucha gente en general y conocidos míos me dicen que quizás ser gracioso dentro de la cancha y ese tipo de cosas que me caracterizan hace que mi propio juego se vea perjudicado. Pero yo no creo que sea así. Es mi forma de jugar y ver el tenis. Disfruto cuando la gente se divierte porque hago un tiro diferente. Eso no quita que me tome el juego con seriedad. Soy así.Su mejor ranking fue en 2016, cuando alcanzó el sexto puesto en el mundo. Tiene siete títulos ATP y ganó 417 partidos. Además de esa personalidad simpática que lo hace diferente, tiene un talento que se asemeja con las glorias actuales del tenis que ya son leyenda. Si su físico se lo permite, habrá un Gael Monfils de lujo en Buenos Aires.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *