Siete argentinos sueñan pero saben que una medalla es un imposible

Quienes afirman que uno forja su propio destino, seguramente encontrarán en la historia de Matías Schmitt un caso ejemplificador: el barilochense de 27 años estaba en Seúl a la expectativa de obtener un cupo para los Juegos de Invierno de PyeongChang que comenzarán mañana. Figuraba segundo en la lista de espera y ayer fue a la Villa Olímpica a visitar a la misión argentina que lo recibió con la gran noticia: un sueco y un italiano se habían bajado de la nómina y su sueño olímpico se confirmó. El snowboarder se unirá definitivamente a sus compatriotas que se estrenarán el sábado con Verónica Ravenna en luge. En esquí alpino -el rey de los deportes de invierno-, los hermanos Gastaldi, que además son los únicos con experiencia previa en los Juegos -Nicol en Vancouver 2010 y Sebastiano en Sochi 2014- competirán en dos categorías: Nicol verá la acción el lunes en slalom gigante y el miércoles en slalom mientras Sebas- tiano lo hará el 18 en slalom gigante y el 22 en slalom. El resto de la agenda deportiva nacional será la siguiente: el propio Schmitt debutará el sábado en snowboard slopestyle (contará únicamente con dos días de entrenamiento en el escenario olímpico) y Steven Williams lo hará el jueves en snowboard cross; mientras los esquiadores de fondo María Cecilia Domínguez iniciará su camino también el jueves y Matías Zuloaga dirá presente un día más tarde. Si bien la obtención de una medalla no es el objetivo principal, la misión mira con ojos optimistas la clasificación a una instancia final y consideran que, en comparación a la coyuntura de Sochi 2014 el presente de los argentinos es positivo. Mirá también Corea del Sur albergará los Juegos Olímpicos de Invierno más caros de la historia Se sabe además que el gran déficit en los deportes de invierno tiene una razón de ser directamente relacionada con la poca infraestructura que tiene el país en ese tipo de disciplinas. Pero así y todo hay una historia amplia que contar y que se remonta a los Juegos de Saint Mortiz en 1928. Esa fue la primera participación argentina con 10 deportistas (todos hombres para competir en bobsleigh) en la cita que, además, fue la segunda en la historia luego de la de Chamonix 1924. Y desde ese puntapié inicial de hace 90 años Argentina sólo faltó en tres oportunidades a los Juegos: Lake Placid 1932, Garmisch Partenkirchen 1936 y Cortina D’Ampezzo 1956. El mejor resultado fue en 1928 cuando Arturo Gramajo, Ricardo González, Mariano de María, Rafaekl Iglesias y John Victor Nash fueron cuartos en bobsleigh.Quedó lejana además aquella numerosa delegación que llegó a Albertville 1992 con 20 representantes, pero los siete que irán detrás de la bandera argentina en la ceremonia inaugural tienen sus propios motivos para ilusionarse de sobra. Los siete atletas argentinosMaría Cecilia Domínguez: La barilochense de 31 años participará en los 10 kilómetros de esquí de fondo. Aún así, su especialidad es el biatlon, un deporte que combina esquí nórdico con tiro. Nicol Gastaldi: Tiene 28 años y nació en Piove di Sacco, Italia. Competirá en esquí alpino en slalom y slalom gigante. Es campeona argentina y bicampeona sudamericana de slalom gigante. Sebastiano Gastaldi: El menor, por un año, de los Gastaldi también nació en Piove di Sacco y competirá en las mismas disciplinas que su hermana. Será el abanderado argentino. Verónica Ravenna: Es porteña y la más joven de la misión con 19 años. Competirá en luge, deporte en el que logró un diploma en los Juegos de la Juventud de Lillehammer 2016. Matías Schmitt: El barilochense de 27 años fue el último que se integró a la delegación. Era suplente en snowboard slopestyle, pero la liberación de un cupo lo benefició. Steven Williams: Nació en San Martín de Los Andes y tiene 30 años. Participará en snowboard cross, disciplina en la que fue campeón sudamericano en 2016.Matías Zuloaga: Será el debut olímpico para el ushuaiense de 20 años que correrá en los 15 kilómetros de esquí de fondo. En 2017 ganó el Torneo de Bariloche (competencia oficial). Antecedentes de participaciones argentinas en los Juegos de inviernoLa primera participación argentina en Juegos Olímpicos de Invierno fue Saint Mortiz 1928, en la que diez argentinos participaron en pruebas de bobsleigh (trineo); la edición inaugural de los Juegos de Invierno se había registrado cuatro años antes en Chamonix.El ski alpino argentino hizo su debut en los Juegos de Invierno de Saint Moritz 1948. Desde entonces estuvo presente en todas las citas olímpicas, a excepción de los Juegos de Cortina D’Ampezzo 1956, a los que Argentina no concurrió (antes de eso, tampoco lo hizo en los Juegos de Chamonix 1924, Lake Placid 1932 y Garmisch Partenkirchen 1936). Por su parte, en ski de fondo Argentina compitió por primera vez en los Juegos Olímpicos de Squaw Valley 1960. La mejor actuación histórica alcanzada en pruebas olímpicas de ski alpino fue el 16° puesto que Osvaldo Ancinas logró en la prueba de slalom disputada en Squaw Valley 1960, en California (Estados Unidos). En ski de fondo, el mejor resultado fue el 17° que obtuvo el cuarteto integrado por Norberto Baumann¸ Julio Moreschi, Ricardo Holler y Alejandro Baratta en la prueba de relevos 4x10kms de los Juegos Olímpicos de Sarajevo 1984, en la ex Yugoslavia. La delegación más númerosa fue la de Albertville 1992, con 20 atletas.En los Juegos Olímpicos de Vancouver 2010, el ski argentino estuvo representado por una delegación de seis atletas, cinco de ellos en la modalidad alpina y uno en ski de fondo. Mientras que en Sochi 2014, Argentina tuvo una representación de siete atletas, seis de ellos clasificados en forma directa en ski alpino y una por cupo país en ski de fondo. En Rusia, el equipo argentino estuvo integrado por Cristian Simari Birkner, Sebastiano Gastaldi, Jorge Birkner Ketelhohn, Macarena Simari Birkner, Salomé Báncora y Julietta Quiroga en ski alpino y Federico Cichero en ski de fondo.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *