Italia refuerza su presencia cultural en el país

El Instituto Italiano de Cultura de Buenos Aires (IICBA) tiene nueva directora. Siguiendo con la buena tradición de elegir mujeres en el más alto cargo de la institución, Maria Mazza le deja su puesto a la siciliana Donatella Cannova, que entre el 2008 y el 2012 se había desempeñado como Directora de la sede cordobesa del mismo Instituto y que en los últimos años hizo lo propio en la ciudad de Sidney, Australia.El IICBA ya tiene 65 años de actividad en nuestro país y está ubicado en el Palazzo Italia, frente a la plaza Libertad. Ocupa tres pisos y está pegado al Teatro Coliseo, propiedad del estado italiano, el único teatro nacional que funciona fuera de Italia. No es para menos: en la Argentina hay cerca de un millón de personas con pasaporte italiano, lo que nos convierte en el país con más italianos fuera de la propia Italia (una masa crítica que podría incluso dar vuelta una elección). Por el IICBA pasaron grandes iconos de la cultura italiana, de Vittorio Gassman a Italo Calvino, y en sus auditorios se los escuchó disertar a Victoria Ocampo o a Jorge Luis Borges. La biblioteca está munida de 30 mil volúmenes y se imparten clases de italiano para todos los niveles, además de ciclos de cine, conciertos y conferencias magistrales.Entre los primeros objetivos de Donatella Cannova está el de traer al gran editor y escritor Roberto Calasso para la próxima Feria del Libro de Buenos Aires. El año pasado vino Alessandro Baricco, que abarrotó las salas. Calasso es un autor menos popular, pero su trabajo como editor en Adelphi transformó la cultura europea. “Todavía no nos dice que sí ni que no”, confiesa Cannova, pero admite que tienen varios planes B si Calasso declina. El segundo en la lista, hasta ahora, sería Niccolo Ammaniti.Otro de los grandes objetivos de la gestión va a ser darle una mayor importancia a la proyección de películas italianas, tanto clásicas como contemporáneas, adelantó Cannova a Clarín. También en este plano hay problemas metodológicos, sobre todo económicos: muchas productoras piden hasta mil euros por una única proyección, un precio impagable para un instituto de estas características. Sin embargo, no todas son cuestas empinadas para la nueva directora. Desde que se terminaron las obras de refacción del Teatro Coliseo, hay un mayor presupuesto para traer a las grandes compañías de teatro, ballet y música desde el país europeo. En ese ámbito, Cannova quiere darle fuerza a dos proyectos: Italia 21, que releva lo que se está haciendo en la escena actual y también Vivacissimo, pequeños conciertos de cámara al mediodía, en un horario poco frecuentado para este tipo de experiencias artística. Y luego, claro, la continuación de proyectos ya instalados: el Verano Italiano, la Semana de la Cocina Italiana, las exposiciones de arte en el subsuelo del Palazzo y el Italian Desing Day. El puente cultural entre Argentina e Italia, sabemos, se remonta a épocas casi prehistóricas y está en nuestro linaje genético. Solo hace falta regar un poco esa planta para que siga creciendo.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *