Una clínica de abortos clandestinos funcionaba en un lujoso hotel a metros del Obelisco

La banda era encabezada por dos hombres que tenían domicilio en la provincia de Santa Fe. Tenían montado un quirófano en una habitación de un lujoso hotel porteño y utilizaban una página de internet y de Facebook para contactarse con las pacientes que pagaban 28.000 pesos por cada aborto.Luego de varios meses la División Delitos Contra la Salud de la Policía de la Ciudad logró localizar y detener a los dos hombres que encabezaban una banda dedicada a la realización de abortos clandestinos en pleno centro de la Capital Federal.La organización se anunciaba en las redes sociales, a través de una página de internet y en Facebook bajo el nombre de “GINOFEM” y concertaba las entrevistas, vía whatsapp, en habitaciones de un lujoso hotel ubicado en la avenida Corrientes al 800.Según pudo saber Infobae en el hotel podían alquilarse habitaciones para que funcionaran dentro de las distintas unidades oficinas y consultorios. De esta forma la banda logró camuflar su actividad en el lugar.Una vez llegadas al lugar eran recibidas por la “Doctora María”, quien luego de hacerles firmar un consentimiento médico y recibir el pago de 28.000 pesos en efectivo, les administraba los medicamentos, en algunos casos de uso veterinario, que producían hemorragias en las pacientes provocándoles el aborto. En los casos más complejos, donde el embarazo era de mayor gestación, se realizaban intervenciones quirúrgicas en un improvisado quirófano instalado en otra de las habitaciones del hotel.A través de la página web, los efectivos de la Policía de la Ciudad lograron identificar más de 15 líneas de teléfonos y mediante orden judicial, se solicitó a las diferentes empresas de telefonía datos precisos respecto a los abonados investigados. De esta manera se logró establecer números telefónicos de la organización como así también los IP de los dominios de las páginas web.Con la recolección de todos estos datos se logró identificar los roles de los integrantes de la organización, localizando los inmuebles de los cabecillas que tenían su lugar de residencia en la ciudad de Santo Tomé, provincia de Santa Fe.En razón al resultado de las tareas investigativas, y con autorización de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional Nro. 19 a cargo de la Dra. Graciela Bugeiro, la División Delitos Contra la Salud de la Policía de la Ciudad entabló contacto telefónico con la banda delictiva simulando ser una potencial cliente para realizarse un aborto. De esta manera se logró acordar turno, fecha y hora y de esta manera conocer el domicilio del consultorio donde la banda realizaba las prácticas ilegales.Ya en el lugar, los efectivos policiales requisaron las dos habitaciones alquiladas por la organización, donde se secuestró gran cantidad de medicamentos entre los que se encontraron: anticonceptivos, antibióticos, antimicóticos, analgésicos, antiinflamatorios, hipnóticos de venta controlada como la diazepina, anestésicos como xilocaína y lidocaína. Además se incautaron varios medicamentos para uso veterinario como la atropina, un alcaloide cuyo frasco decía “uso animal”. También se confiscó instrumental médico, sellos con número de matrícula médica, valijas y un equipo de comunicación trunking similar a los que utilizan las fuerzas policiales.Interviene en la causa el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Nro. 47, a cargo del Dr. Carlos Rodolfo Cresseri; que ordenó la detención de los imputados y su posterior traslado a dependencias policiales.LEA MÁS”Me amenazaron de muerte por divulgar un estudio sobre el aborto”

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *