Hubo cautela: los inversores quieren saber cómo los afectan los anuncios

Standard & Poor’s le subió la nota a la Argentina. El discurso de Mauricio Macri confirmó lo que pensaban después del triunfo de las elecciones. Se podrán calificar a las medidas con distintas palabras, pero significan un ajuste en la economía que, si se hace con acuerdo de todos los sectores, duele menos. El acuerdo es la anestesia del ajuste.Pero nadie puede ocultar los efectos que van a ocasionar la supertasa de interés que rige, los aumentos de las tarifas y, en menor medida, los de la canasta familiar porque se van a ver aliviados por la baja de los diferentes tramos de la tasa de Ingresos Brutos que aplican todas las provincias y son más letales que el IVA, porque no se pueden deducir.La contrapartida del impuesto a la renta financiera -de la que van a estar exentas las acciones- van a encarecer las tasas y la toma de crédito porque los ahorristas van a exigir más tasa por su dinero y le van a pedir al Gobierno más tasa por sus bonos.Pero todos estos costos tienen compensación en la menor presión impositiva, incluido la virtual desaparición del impuesto al cheque de 1,2%, porque se va a poder deducir de Ganancias e IVA.LEA MÁS:Standard & Poor’s subió la nota de la deuda argentina por segunda vez en 2017Los 10 lineamientos económicos que trazó el PresidenteEl reacomodamiento va a tener un costo. Es difícil pensar que las bases de los gremios, como el judicial, van a resignar feriados especiales y horarios acomodados o que los sindicatos van a hacer una depuración de sus obras sociales sin resistencia.Pero el calamitoso estado de la economía que hace que se gaste más de lo que se recaude, quedó en evidencia. El sobre empleo público que vino de la mano de la política, un sistema jubilatorio que se está haciendo impagable, provincias que son inviables porque destinan su presupuesto a sueldos, costos salariales que son elevados para empresas -aunque lo que llega al bolsillo de trabajador es reducido-, constituyen una combinación letal que pueden llevar a la quiebra al país. En otras palabras, si no se eliminan estos obstáculos, inflación y endeudamiento, terminarían en un nuevo default.El ajuste no es una opción. No existe la salida de la crisis con beneficios, como no existe la dieta que permite adelgazar comiendo de todo.En este marco, los que invierten en la Bolsa fueron cautelosos. Saben que las empresas van a tener costos y que el crecimiento puede ser menor al esperado. Por eso bajaron las acciones de los bancos. Las de energía, electricidad y gas tampoco reaccionaron pese a los aumentos que hay en el horizonte, porque el mercado los descontó hace tiempo.LEA MÁS:Alivio en los mercados: el gravamen a los títulos públicos sería solo del 5%El dólar inició la semana con leve tendencia alcistaEl discurso de Mauricio Macri les recordó la realidad y que de acá en más no habrá euforia.Por eso el índice Merval de las acciones líderes perdió 0,27% -es la cuarta caída consecutiva- pero con escasos negocios por $520 millones que muestran que los inversores son cautelosos. No hacen movimientos bruscos, quieren conocer el terreno que van a pisar desde ahora. Que no se hayan desprendido masivamente de las acciones es un dato positivo.Los papeles que se destacaron fueron Siderar (+6,15%), Aluar (2,71%) y Tenaris (2,42%). En Wall Street lo más destacado fue la suba de 1,10% de los ADR’s de Cresud y de 1,76% de Tenaris.En Nueva York hay demanda de certificados de acciones argentinas. De hecho, IRSA colocó en ese mercado, USD 140 millones, el 14% de su capital accionario. Los compradores fueron grandes fondos de inversión del exterior.El dólar en bancos y casas de cambio, subió tres centavos centavos a $17,96, mientras el “blue” subió 5 centavos a $18,20 con escasas operaciones porque un piquete en la “City” les restó clientes. Como se sabe, en este mercado marginal las operaciones son al contado.LEA MÁS:Con el aire que le dieron las urnas, Mauricio Macri presionó fuerte a los gobernadores por reformas de fondoEl Presidente planteó una “agenda de reformas permanente” con tres ejes centralesEn la plaza interbancaria, el dólar “hoy” negoció un volumen elevado de USD 628 millones. La divisa abrió a $17,80. Como el mercado convalidó ese precio, aparecieron vendedores que lo hicieron retroceder a $17,627 y finalmente en un sube y baja terminó a $17,69, seis centavos por encima del viernes.Las reservas aumentaron USD 87 millones a 51.991 millones. Parte del aumento se debió a que por la suba del oro se ganaron USD 35 millones. Al exterior hubo pagos por USD 7 millones.En la plaza de bonos, el monto de negocios fue escaso: $5.575 millones. El Bonar 2024, el bono de referencia en dólares aumentó 0,09%, mientras el Discount con legislación argentina creció 0,41%. Cuanto más largo el plazo de los títulos en divisas, mayor fue la suba debido a la mejora en la calificación de la deuda.El futuro no parece preocupante para el mercado financiero que operará de manera más selectiva porque el gravamen a la renta financiera los va a afectar.Lo que tienen que trasladar al precio es cuánto. Y eso lo van a saber pronto. La contracara son las inversiones productivas. El horizonte que les espera, de menor presión tributaria y de reforma laboral, los atrae.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *