La joven que atropelló y mató su novio rugbier: “Pensé que había pisado un pozo”

San Rafael, la ciudad del sur mendocino donde se conocen casi todos, no sale de su conmoción por el trágico final del joven deportista.Genaro Fortunato (25) fue atropellado por su pareja Julieta Silva (29) a la salida del bar La Mona, después de una discusión en la madrugada del sábado.Julieta Silva estaba separada hace 9 meses.Para la Justicia, Silva cometió un homicidio con alevosía y agravado por el vínculo: “Era consciente de lo que hacía”, dijo la fiscal Andrea Rossi. La joven está detenida en el penal de San Rafael, donde comparte pabellón con otras 13 presas. Mirá también La mujer que atropelló a su novio rugbier comparte pabellón con 13 presasEl testimonio central es del cuidacoches del boliche.La pareja salió discutiendo hacia el estacionamiento. Llovía con intensidad. Ella subió al Fiat Idea. Él intentó frenarla y se apoyó sobre la ventanilla que estaba abierta. Ella avanzó con el auto y él se cayó sobre el asfalto.Genaro Fortunato tenía 25 años y esperaba un hijo con su ex novia.La mujer siguió su marcha unos 150 metros y realizó una maniobra en U para volver.Él seguía tirado en el piso y se estaba levantando cuando el auto con su novia al volante le pasó por encima. Le produjo aplastamiento de cráneo y causó su muerte. Mirá también “Su bebé no va a tener papá”: la tristeza de la ex novia del rugbier asesinadoEn su declaración a la Justicia, Julieta dijo que volvió al boliche para devolverle a su novio el celular y las llaves de su auto, que llevaba en la cartera. “Pensé que había pisado un pozo”. Y aseguró que recién se dio cuenta cuenta cuando la frenó el cuidacoches.”El chico me decía: lo pisaste, lo pisaste, pero no lo había visto”, relató. Cargando video… Una vez que paró la marcha del auto, se dio cuenta de que había atropellado a su novio, por lo que no dudó en “llamar inmediatamente al 911”. Algunos testigos aseguran que se bajó llorando del auto, al tiempo que gritaba que no lo había visto. En boca de todosEl caso Fortunato es tema de conversación en los cafés, en las esquinas, en las puertas de los colegios y en los comercios.Tanto Genaro como Julieta se relacionaban en el segmento medio alto de la sociedad sanrafaelina.Los dos eran deportistas de los clubes más prestigiosos: Él, jugador de rugby de del Belgrano. Y ella, jugadora de hockey en Banco Mendoza.Además Julieta era conocida como la ex esposa del dueño una cadena de librerías, con tres locales en San Rafael, y por tener un negocio propio de indumentaria para la mujer. Estaban separados hace 9 meses, pero seguían viviendo en la misma casa, según cuentan sus vecinos.Sus hijos, dos varones de 5 y 10 años, concurren a un tradicional colegio católico. Tristeza, pedido de justicia y broncaLa tristeza en el ambiente del rugby inundó de mensajes las redes sociales. “El mundo del rugby y del deporte sanrafaelino están de luto. Le toca despedir a un gran deportista que supo con pasión, garra y mucho amor, defender una camiseta, cuidarla y enaltecerla en todo momento”, publicó el portal RH Positivo, que sigue a los equipos de las ligas locales.Y sus compañeros del Belgrano Rugby Club decidieron crear la página en Facebook “Justicia por Genaro Fortunato!” para invitar a la marcha, el viernes, en el kilómetro cero de San Rafael, en la esquina de San Martín e Yrigoyen, desde las 12.La convocatoria del Belgrano Rugby Club para la marcha del viernes.”Invitamos a todos aquellas personas que deseen recordar con afecto a Genaro Fortunato. Sin intenciones de molestar a los demás, sino con el deseo de expresar nuestro cariño con él, los convocamos para apoyar a sus amigos y familiares”, dice la invitación.Las redes sociales han sido el principal canal para expresar el estupor y la bronca.En San Rafael muchas personas comparten las noticias sobre el caso y agregan insultos, en especial dirigidos a la joven detenida, que arriesga una pena a prisión perpetua.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *