Comerciantes se quedan a dormir en sus locales para frenar asaltos

Una sucesión de robos a comercios y viviendas mantiene en vilo a los vecinos del barrio José Hernández en San Francisco Solano. Allí, la desesperación y el temor los llevó a organizarse, estar en alerta y algunos hasta decidieron quedarse a dormir en sus negocios. “Si alguien quiere romper la reja o entrar al local de alguna manera, mi marido va a escuchar enseguida y puede llamar rápido a la Policía. Por eso se instaló acá. Hace varias semanas que duerme en el negocio. Esto es tierra de nadie”, relata Marilyn, propietaria de un kiosco ubicado en la esquina de 817 y 877.Los vecinos denuncian que en las últimas semanas se concretaron al menos siete robos. Piden presencia policial y que se hagan obras de mejoras, ya que no funcionan las luminarias y el barrio se inunda cada vez que llueve.Abandono. Vecinos y comerciantes piden obras para el barrio José Hernández.El “corredor caliente” delimitado por los vecinos está conformado por tres manzanas ubicadas en el radio de Camino General Belgrano y las calles 816, 877 y 819. En esas ocho cuadras se ubican, entre otros negocios, un quiosco, un almacén, una peluquería, una remisería, un taller mecánico y un gran galpón donde se efectúan trabajos de herrería. Este local cuenta con una doble particularidad: además de ser uno de los últimos en sufrir un robo, es el comercio en el que los delincuentes ingresaron dos veces en sólo una semana.“Estamos todos en alerta. A veces uno se levanta y se entera de algún asalto, pero con el robo del galpón se levantó todo el vecindario. Al parecer, al ingresar, los ladrones se llevaron puesto o empujaron una pila gigante de hierros que se cayó. Eso hizo un ruido tremendo y nos despertamos todos”, explicó Luis, uno de los vecinos que forma parte del grupo que reclama seguridad en el barrio.El galpón al que hace referencia está ubicado frente al quiosco de Marilyn. “Como duerme adentro del quiosco, mi esposo escuchó cuando se cayeron los hierros y llamó a la Policía. Vinieron bastante rápido, pero los ladrones ya se habían ido. Lo que no podemos entender es cómo lograron entrar porque lo hicieron por una ventana que tiene rejas y que está a cuatro metros de altura más o menos”, puntualizó la quiosquera.Entre las víctimas de los delincuentes está también una anciana a la que le sustrajeron cosas del patio de su casa y un galpón ubicado en Camino General Belgrano donde se robaron el portón de ingreso. Una zona que se inunda y es oscuraLos vecinos apuntan a la falta de mantenimiento y de obras como problemáticas asociadas directamente a la inseguridad. Es que cada vez llueve fuerte, las calles –en particular la 877, entre 817 y 818– se inundan y eso impide que los patrulleros puedan acceder al barrio ante el llamado de los vecinos.“Las luces casi no existen. Un día encienden otro día no. Hay faroles que están rotos. La zona queda bastante oscura y eso es aprovechado por los ladrones. El asfalto de 817 lo pagamos entre los vecinos de la cuadra hace unos seis años y ya está todo levantado por el agua. Le pedimos al Intendente que por favor tenga en cuenta al barrio y que se hagan las obras porque necesitamos vivir mejor”, solicitó Luis, comerciante de Camino General Belgrano.Desde el Municipio explicaron que ya trabajan para que el barrio se transforme totalmente. “Sabemos las condiciones que tenemos en Solano, y sobre todo en la zona de Camino General Belgrano, por lo que se está haciendo una obra para cambiar esa realidad y volverla más segura”, explicaron. Y detallaron: “Sobre Camino se realiza una obra hídrica, se va a ensanchar y pasará de tener dos carriles a contar con cuatro, además de sumar más luces y refugios en todas las paradas de colectivo”.Además, en el área de Seguridad comunal indicaron que, atentos a la demanda, instalaron dos destacamentos de la Policía local: uno en la rotonda de Pasco y otro sobre la Avenida 844, que se suman a la base de Gendarmería que funciona en Camino y Arroyo Las Piedras, a siete cuadras de donde los vecinos tienen sus locales.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *