Crecieron en hogares de menores y a los 18 años recibirán ayuda para poder vivir solos

Ya casi ningún joven deja la casa familiar a los 18 años. Y si lo hace es por elección y con ayuda, no obligado. Diferente es lo que ocurre con aquellos adolescentes que están al cuidado del Estado y crecen en hogares: al transformarse en mayores de edad se quedan en la calle, independientemente de que tengan o no un proyecto personal. Tatiana Lustig Da Silva (23) lo vivió en carne propia: “Sabía que a los 18 tenía que salir y no sentía que me estuvieran dando las herramientas necesarias para hacerlo”. Noelia Rivera (26) coincide en que le faltó preparación y recuerda su partida del hogar como un “momento traumático”. Ambas colaboraron con el proyecto de ley de Egreso Asistido y hablaron ayer con Clarín desde el Congreso, donde la iniciativa obtuvo media sanción en Diputados, con 194 votos positivos y ninguna abstención. La propuesta apunta a que los chicos sin cuidados parentales, que son casi 15 mil en el país, lleguen con mayor preparación a la vida adulta. Para eso, buscan brindarles apoyo económico y acompañamiento hasta los 21 años, con posibilidad de extender dicho plazo hasta los 25.26-04-2017SociedadEgreso Asistido. Esta tarde se tratara en la camara de diputados la ley de egreso asistido para jovenes sin familia que tuvieron que dejar los hogares en los que vivian cuando cumplieron 18 años.Tatiana (remera negra), Paola (rulos), Nelia (remra roja pelo lacio), JavierFoto Lucia Merle“La iniciativa apunta a igualar la situación entre los jóvenes que crecen en contextos familiares, y generalmente suelen realizar el pasaje a la vida autónoma de forma gradual y segura, y los que deben hacerlo en hogares, para los que resulta mucho más difícil”, asegura Manuela Thourte, especialista en Protección de Unicef Argentina. El proyecto propone un plan de egreso integral, para acompañar a los jóvenes: la intención es contenerlos y brindarles apoyo para que puedan continuar con sus estudios, conseguir trabajo y un lugar para vivir.A Tatiana y Noelia este acompañamiento les faltó. Por conflictos familiares, Tatiana pasó gran parte de su adolescencia en un hogar. “La primera vez que entré fue dos horas antes de cumplir 14 años”, comparte. “La contención que no tenía en mi casa tampoco me la dio el Estado. En el hogar no me ayudaron a revincularme con mi familia ni me prepararon para una vida autónoma. El único camino que tuve fue volver a mi casa”, sigue Tatiana. A Noelia le ocurrió algo similar. “Entre los 16 y 18 viví en un hogar. Ingresé porque había problemas con mi familia. Y, lamentablemente, a los 18 no tuve otra opción que regresar. Siguieron las dificultades y tuve que recurrir en varias ocasiones a la Justicia”, explica. “En el hogar no me enseñaron a ahorrar ni me ayudaron a conseguir trabajo. Creo que con un poco de apoyo mi situación hoy sería diferente. Por eso, insisto con la ley de Egreso Asistido: porque no quiero que otros chicos pasen por lo que tuve que pasar yo”, resume Noelia.El proyecto pretende que cada joven cuente con un referente que lo guíe desde los 13 años a abordar temas clave vinculados a la salud, la educación y la inserción laboral. Además, en el período de post-egreso, la idea es que los jóvenes perciban un subsidio mensual equivalente a un 80% del salario mínimo vital y móvil, con la obligación de continuar sus estudios, capacitarse laboralmente o trabajar.“Como no tienen a sus padres, estos chicos no pueden percibir la asignación universal por hijo durante la infancia. Por esta razón, este apoyo económico tiene como finalidad, también, resarcir esa falta de acceso”, explica Thourte. La referente de Unicef remarca que “el objetivo final es fortalecer a estos adolescentes y garantizar sus derechos, que en algún momento de sus vidas fueron vulnerados ya sea por haber sufrido violencia, casos de abuso o trato negligente”.Según figura en los fundamentos del proyecto de ley, “en Argentina hay 14.675 niños, niñas y adolescentes privados de cuidados parentales. Alrededor de la mitad de ellos tienen entre 13 y 17 años de edad (45%) y residen en instituciones de cuidado”. El mismo texto explica que “al cumplir los 18 años, estos jóvenes deben dejar la institución en la que viven, enfrentándose en soledad y de manera abrupta a un mundo cada vez más cambiante, competitivo y exigente”.En un relevamiento realizado por Unicef, Flacso y la Asociación Civil Doncel, publicado a fines de 2015, esta problemática queda en evidencia. De allí se desprende que sólo la mitad de los egresados participó en la decisión de dejar el hogar en el que se encontraba, y que el 50% no recibió información sobre empleo y vivienda antes o después de egresar. Los jóvenes a su vez manifestaron que recién se sintieron listos para vivir solos a partir de los 20 o 21 años.La diputada de la UCR e impulsora del proyecto, Carla Carrizo, afirmó que “unos 130 jóvenes sin cuidados parentales se acercaron al Congreso a pedir por la ley y participaron de su realización”. “Nosotros acompañamos junto a Unicef y otras organizaciones sociales para colaborar con los alrededor de 3.000 jóvenes de 18 años que todos los años dejan los hogares en Argentina”, sostuvo Carrizo y destacó que es la primera vez que este grupo de adolescentes se transforma en “sujeto de una política pública” y que, de aprobarse la ley, se convertiría en “la única en América Latina”.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *